psicologia-granollers-psitam

La maternidad a menudo se describe como maravillosa. Para Julia, de 24 años, el vínculo con su hijo desde el nacimiento no era evidente y generaba mucha ansiedad. La depresión posparto sigue siendo un tema tabú pero hoy está mejor y ama a su hija.

Testimonio:

“Yo nunca había soñado con tener un hijo pero con mi marido nos dijimos, después de cinco años de unión, que tener un hijo sería fruto de nuestro amor».

Me encantaba estar embarazada. Sorprendentemente, durante el embarazo, planificamos muy poco para el “período posterior al embarazo”. Todo lo que podemos escuchar sobre este «después» es: «ya verás, es sólo felicidad», así que nos enfocamos en eso. Nunca había oído hablar de la depresión posparto. Soy enfermera, trabajé en servicios de ginecología y aún no me informaron.

Después del nacimiento, las primeras ansiedades

Después de dar a luz, no sentí el instinto maternal del que tantas veces he oído hablar, sino miedo. Me sentí invadida por una ola de remordimientos y dudas, tuve la impresión de que mi hija era un error. Cuando me pasó pensé que tenía un problema y que no era normal; que yo era quizás una de un porcentaje muy raro de mujeres que no están hechas para ser madres. Tenía muchas ganas de ser madre, al final no sentí nada. Dudaba de mi capacidad para ser madre.

Tuve la impresión de que todo partía de este «desvínculo», este «desamor» inmediato en el nacimiento de mi hija. Así que aposté mucho por volver a casa, pensé que me orientaría y que todo iría mejor, en realidad fue peor. Cada vez le tenía más miedo a mi hija, cuando lloraba, no tenía ni idea de qué hacer. La culpa era enorme. Se hizo tan grande que estaba en hipervigilancia materna. Estuve constantemente atenta a cada movimiento del bebé.

Con mi pareja nos tranquilizábamos mucho diciéndonos que era normal, que acabábamos de recibir a un nuevo ser en nuestra vida. Minimizamos pensando que era una reorganización, pero en realidad era el comienzo de algo bastante terrible. No tenemos hijos para estar en tal estado, tenemos hijos para multiplicar la felicidad en la que estábamos. Entonces con mi pareja, nos miramos y nos dijimos: ¿pero por qué no podemos hacerlo?

“Empecé a tener pensamientos oscuros”

Estaba en modo supervivencia. Apenas comí y no dormí más. Recuerdo, 15 días después de dar a luz, bajé a 42 kg. Mi psíquis era el espejo de mi estado físico y viceversa. Era un círculo vicioso. Poco a poco vi que el agujero se hacía más profundo y me sumergí en él. Me dije que mi vida ya no podía seguir así, que no podía ser madre porque no podía crear este vínculo con mi hija. A las tres semanas de haber nacido me dije “la única solución es acabar con esto” y entonces empecé a tener pensamientos oscuros.

Mi marido no quería dejarme solo en casa así que le pidió a mi mamá ya mi suegra que vinieran a ayudarme psicológicamente. Mi madre me vio tan mal que me dijo: «te llevo al médico, no me puedo quedar aquí si me dices que tienes deseos suicidas». Así que fui a ver a un médico que me recetó antidepresivos. Esto es claramente lo que me salvó la vida. Realmente sentí que estaba tratando con un profesional que me entendía. Él fue el primero en ponerle nombre a mi condición: depresión posparto.

Contrariamente a muchos testimonios que pude recoger, lo hablé muy rápido a mi familia y a los que me rodeaban, porque necesitaba respuestas. Necesitaba que alguien me dijera “sí, yo también siento lo que estás pasando”, necesitaba que alguien me dijera que no estaba sola. Este es todo el tabú de la depresión posparto: te sientes muy sola.

“La depresión la he dejado atrás”

El vínculo con mi hija se fue creando a medida que comencé a relacionarme con ella, cuando pasamos momentos de complicidad, cuando comencé a comprender sus lágrimas. Hoy, realmente amo inmensamente a mi hija y vivo un poco de la maternidad que se me proyectó durante mi embarazo. Entonces no es que todo lo que me han dicho sobre la maternidad no exista, pero hay etapas anteriores que la gente se olvidó de decirme. ¡Ser mamá se puede aprender!

A mí me hubiera gustado al menos encontrarme con un testimonio que me dijera “bueno, al menos una persona en la tierra que sienta las mismas emociones que yo”. Lucho por normalizar estas cosas, porque las mujeres no tenemos que sentirnos culpables ni sentirnos malas madres. ¡Sepa que realmente podemos salir de esto! Actualmente ya no me recetan mi tratamiento y vivo normalmente. Hoy puedo incluso decir que la depresión quedó atrás y que amo a mi hija más que a nada. »

mindfulness

Autora: Lucia Rodríguez Brines

Apasionada e investigadora de la mente humana. Respeto el sufrimiento humano y procuro ayudar a disminuirlo. Convencida, como psicóloga y como meditadora, de que existe un proceso de evolución de la psique del ser humano. Cómplice del desarrollo de conciencia y valores humanos.

 

 

 

mindfulness-mataro.

Si estás interesad@ en conocer nuestros servicios de psicología y mindfulness, puedes escribirme a info@psitam.com y estaré encantada de atenderte.

estres-mindfulness-mataro4

 

Contáctanos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.