intimidad-emocional

Calumniar a alguien, difundir chismes: algunos se deleitan en ello. Pero al hablar demasiado de los demás, acabamos dedicándoles todas nuestras conversaciones. ¿Por qué el chisme?

¿Por qué ?

Este tipo sería capaz de lo peor para tener éxito, «¿Sabías que el hijo de Oriol fue a la cárcel? «: Criticar o hablar de los demás emitiendo un juicio, hacer comentarios maliciosos, pero que se supone que están bien fundados, es muy frecuente en el ámbito social . Esto es lo que da buena conciencia al propagador del rumor. Sean o no ciertas sus palabras, el difamador siempre justifica su actitud con buenas intenciones: informar a sus interlocutores de la peligrosidad potencial de tal o cual persona o grupo de individuos.

Para crear un lazo social

Paradójicamente, el calumniador busca ser visto: su crítica es beneficiosa, prueba que «sabe cosas» de un tercero, mientras da a entender que él mismo es mejor que aquél. Hablar mal de los demás es, pues, indirectamente hablar bien de uno mismo y de quien escucha.  Detrás de las palabras calumniosas, escuchamos en realidad: “Te digo esto porque yo no soy así y porque sé que tú tampoco lo eres. «

Lo cual también es una forma de mostrarle a tu confidente que mereces su estima. Pero si el calumniador logra crear un vínculo privilegiado con su interlocutor, ¡gracias a sus «pequeños secretos»! -, va en detrimento de la cohesión social ya que se erige en juez que designa los buenos y los malos.

ansiedad

 

Por falta de autoestima

¿Por qué no crear este vínculo social desarrollando temas de conversación positivos, hablando de sus intereses en lugar de las fallas de los demás? Porque el calumniador tiene la impresión de no tener nada en sí mismo. Habla de su vecino, colega, etc., cuando menos, o porque considera que lo que va a decir de sí mismo no es interesante. Las palabras calumniosas deben interpretarse con mayor frecuencia como una señal de angustia de alguien que no tiene confianza ni autoestima.

Por envidia

De esta falta de confianza en uno mismo surge el miedo a afirmarse. Las personas que calumnian se sienten frustradas en su vida en general o en un área en particular. Esta frustración despierta en ellos la ira. Y aceptar este enojo sería reconocer sus propias debilidades. De hecho, eligen, a menudo inconscientemente, expresarlo de manera diferente, transfiriéndolo a los demás, y especialmente a aquellos que han tenido éxito donde no se han atrevido a afirmarse.

Así les oiremos calumniar de una persona que «necesariamente tuvo que hacer trampas para ascender», o a esta vecina «tan interesada que hizo todo por casarse con un millonario»… etc.

Por proyección

En otros casos, por el contrario, hablaremos mucho de lo que nos repugna profundamente: «Éste es un egocéntrico», «Éste es un tacaño»… «Vamos a inventar o señalar rasgos de carácter de otros que no soportamos, porque son precisamente aspectos que tenemos en nosotros mismos y que no podemos aceptar. La murmuración se basa entonces en un fenómeno conocido como proyección: uno atribuye al otro una parte de sí mismo que rechaza o que es conscientemente incapaz de reconocer.

fobia-social

¿Qué hacer ?

Identifica tu emoción

En la raíz de la murmuración, existe una profunda emoción o necesidad que es hora de identificar. Para ello, nos interrogaremos, solos o con un terapeuta, sobre qué nos mueve cuando queremos hablar de los demás. ¿Qué envidio u odio de él? ¿Qué estoy sintiendo? Descubriremos entonces que el problema no viene tanto de ese otro como de uno mismo. Piensa antes de hablar
El chisme es también fruto de gente demasiado parlanchina que, dejándose llevar por una discusión, llega a «desbordarse». De ahí la necesidad de hacer preguntas: ¿realmente es útil revelar tal información? A corto plazo, puede llamar la atención de quien lo escucha, pero ¿a largo plazo? Nuestras palabras siempre llegan a los oídos de la persona interesada, lo que nunca ayuda a nuestra reputación.
cognicion-social-psicologia

Encuentra otras ocupaciones

A menudo, murmuramos porque estamos aburridos y la vida de los demás es un tema fácil de conversación… Por tanto, debemos encontrar ocupaciones que alimenten positivamente nuestros encuentros. Denunciada por todas las religiones y tradiciones espirituales, la murmuración es acusada de «propagar el mal»: hiere a quienes son su blanco, contamina a quienes la escuchan y la alimentan. Por el contrario, la compasión, defendida en el budismo, nos anima a buscar y cultivar siempre lo que tenemos en común entre nosotros y los demás. 

Consejos para familiares y amigos

Al asociarse con calumniadores, se corre el riesgo de ser atrapados a su vez por el gusto por el chisme. Para evitarlo, optaremos por lo que los psicoterapeutas llaman «escucha activa«: en lugar de confiar en la apariencia del discurso, buscar comprender la emoción que anima al difamador y ayudarlo a tomar conciencia de ella reformulando sus palabras. Por ejemplo: “Dices eso porque estás enojada con él”, o “Quizás esta persona también tiene algo que le hace que la gente le quiera…” .
No hay murmuraciones si no hay un interlocutor que las escuche. Por tanto, la mejor manera de silenciarlo será no hacerle caso.
fobia-social

Testimonio de terapia:

Carolina, 31 años, estudiante de psicología “Cuando tenía 23 años, dejé de estudiar para seguir a mi marido en el extranjero. Allí, las únicas personas con las que salí fueron las esposas de sus amigos. Pasábamos nuestros días charlando y, por supuesto, cotilleando. Me negué a admitir que estaba aburrida, me entregué al juego, incluso me gustó. Hasta que descubrí que yo también era el blanco de los chismes. Me dolió terriblemente y me di cuenta de que estas discusiones no eran saludables. Te vuelven amargada, “mala”. Así que decidí inscribirme en cursos de psicología online. Me mantiene ocupada, me interesa y me da una imagen de mí misma de la que puedo estar orgullosa.

mindfulness

Autora: Lucia Rodríguez Brines

Apasionada e investigadora de la mente humana. Respeto el sufrimiento humano y procuro ayudar a disminuirlo. Convencida, como psicóloga y como meditadora, de que existe un proceso de evolución de la psique del ser humano. Cómplice del desarrollo de conciencia y valores humanos.

 

 

 

mindfulness-mataro.

Si estás interesad@ en conocer nuestros servicios de psicología y mindfulness, puedes escribirme a info@psitam.com y estaré encantada de atenderte.

estres-mindfulness-mataro4

 

Contáctanos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.