psitam-psicologia-granollers

Quedar atrapada con facilidad, sentirse abrumada y subestimada, no poder salir del sofá, tener antojos: todo esto es normal antes de nuestro período. No es fácil, pero es normal. ¿Cómo se caracteriza y experimenta este síndrome premenstrual?

¿Cómo podemos afrontar mejor estos altibajos crónicos?

Una cuestión de hormonas

Algunos días te sientes como una estrella de rock y otros días te sientes a la altura del suelo. Está fuertemente relacionado con el momento de tu ciclo menstrual. Es probable que tu estado de ánimo esté en su mejor momento durante la primera parte del ciclo, llamada «fase folicular«, cuando el ovario produce un óvulo. Ésta es la fase en la que aumentan los niveles de estrógeno, dominando los de progesterona. El estrógeno te ayuda a sentirte atractiva, cariñosa y tolerante, cualidades que sirven para atraer a una pareja cuando tu óvulo está madurando y a punto de ser liberado. Dado que el estrógeno funciona como las hormonas del estrés, pequeñas molestias se deslizan sobre ti como el agua en las plumas de un pato. ¿Quién no querría estar contigo? ¡Eres tan fácil de llevar!

autoestima-mejorar

La segunda parte del ciclo, la fase lútea, son las dos semanas entre el momento en que se expulsa el óvulo del folículo y el inicio de su período. Éste es el momento en que tu mal humor comienza a aparecer, cuando la progesterona domina al estrógeno. La progesterona te hace sentir flácida y enérgica, y alcanza su punto máximo en el día 21 del ciclo. Justo antes de tu período, tus niveles de estrógeno disminuyen drásticamente, al igual que tu buena voluntad. Si te sientes un poco cobarde en la misma fecha todos los meses, es culpa de los bajos niveles de estrógeno y los altos niveles de progesterona. El famoso síndrome premenstrual o PMS.

Síntomas variables

El síndrome premenstrual es normal. No es agradable, pero es natural. Sin embargo, en la Biblia que los psiquiatras usan para diagnosticar enfermedades, el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, ahora en su quinta edición, DSM-5, una forma extrema de síndrome premenstrual aparece como una condición médica. Implícito: requiere tratamiento psiquiátrico. Entre el 3 y el 8% de las mujeres en edad reproductiva cumplen los criterios del DSM-5. Aproximadamente el 15-20% de las mujeres tienen un síndrome premenstrual terrible o no lo tienen; el resto de nosotros nos ubicamos en algún punto intermedio, y puede variar de un mes a otro y, lo que es más importante, desde la menarquia (el inicio de la menstruación, en la adolescencia) hasta la perimenopausia: ambas fases de nuestra vida en las que el síndrome premenstrual tiende a empeorar a través de nuestra frecuencia más errática: fluctuaciones hormonales.

psicologia-autoestima

Los niveles bajos de estrógeno hacen que los niveles de serotonina caigan en picado unos días antes de la menstruación, lo que puede ser la causa biológica de muchos síntomas del síndrome premenstrual. La serotonina baja está implicada en la depresión, el trastorno de pánico y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), así que no te sorprenda si te sientes un poco fuera de control en esta época. Menos serotonina es como tener un aislamiento más delgado para protegerte del mundo exterior. Eres incluso más sensible al dolor y a las críticas que de costumbre. Eres menos resistente al estrés y estás más triste, nerviosa y temerosa. Tienes más hambre y lágrimas en los ojos. Cuando se comparan los síntomas del síndrome premenstrual con los de un episodio depresivo mayor, coinciden en gran medida. La gran diferencia es que el síndrome premenstrual se detiene cuando comienza tu período. La depresión severa persiste durante semanas o meses.

autoestima

Conoce mejor tu ciclo

Normalmente, el síndrome premenstrual ocurre dentro de los tres o cuatro días anteriores a la menstruación, pero algunas de mis pacientes informan que sus síntomas comienzan uno o dos días después de la ovulación. Luego se deprimen terriblemente y se desesperan. Discuten más fácilmente con miembros de la familia y amigos. Tienen problemas para conciliar el sueño o mantener el sueño, y se sienten de mal humor e hinchadas.

Otras pacientes me dicen que tienen síndrome premenstrual leve, pero casi todas encuentran que la fase premenstrual cambia significativamente su estado de ánimo. Y dado que es perfectamente normal que su estado de ánimo fluctúe durante todos los ciclos menstruales, no necesariamente necesitas tomar medicamentos para detener tu SPM, pero sí necesitas conocerlo mejor. Te insto a que lleves un registro de tu ciclo y observes cuándo comienza tu período y cuándo ovulas. Hacer un seguimiento de la periodicidad de los síntomas relacionados con tu estado de ánimo no sólo te ayudará a organizar tu agenda mensual, sino que también alertará a algunos miembros de la familia.

estrés-ansiedad

Graficar tu ciclo no sólo te dará una buena idea de tus fechas fértiles, sino que también te dará consejos sobre cuándo eres más sensible y receptiva. Puede planear asumir tareas más estimulantes al principio de tu ciclo, justo después de tu período, cuando eres más resistente. Ten en cuenta que el pico de estrógeno que se observa alrededor de la mitad del ciclo mejora las habilidades motoras finas y verbales, así que programa tus presentaciones comerciales o proyectos de arte para esta parte del mes. Asimismo, dado que su tolerancia al dolor es mínima en esta época, ahora no es el momento de ir al dentista. Programa estas fechas en la primera mitad de tu ciclo.

Manejar una mayor sensibilidad

En general, mis pacientes me dicen que lloran más fácilmente en los días previos a su período. Existe un fenómeno llamado «sensibilidad al rechazo» que se observa a menudo en pacientes con depresión. Cuando su serotonina cae a su nivel más bajo durante la depresión, eres más sensible a todo y el más mínimo insulto o molestia te ofende. Es lo mismo en los días previos a tu período. Los comentarios hirientes te golpean más, las canciones de amor te conmueven, las películas te hacen llorar … Si tu garganta se aprieta cuando ves una escena conmovedora, sabes exactamente dónde te encuentras en tu ciclo.

depresion-psicologia-granollers

Nuestras vidas emocionales giran en torno a nuestro reloj interno, y comprender esta cadencia requiere atención. Fíjate cuando tienes ganas de coquetear, cuando estás de mal humor y quieres romper todo. Familiarizarte con tus ritmos te permitirá aprovechar tus fluctuaciones naturales, y establecer un punto de referencia. Es la única forma de distinguir adecuadamente los cambios.

Mayor emocionalidad e impulsividad

Una cosa es tener los ojos llorosos, tal vez podría definirlo como una encantadora exacerbación de la empatía y la vulnerabilidad femeninas, pero está lejos de detenerse ahí. Esta mayor sensibilidad, especialmente a las críticas, antes de que llegue la menstruación, a veces provoca una respuesta explosiva. Mis pacientes propensas al síndrome premenstrual notan que sus reacciones se vuelven menos predecibles y pueden lanzar palabras o acciones que son diferentes a ellas en las otras tres semanas del ciclo. Está ligado a los lóbulos frontales que los centros emocionales  inhiben y que requieren buenas dosis de serotonina. Al acercarse al SPM se reducen los niveles de serotonina, para algunos de nosotros, cuanto más nos acercamos a nuestro período, es más probable que entremos en este modo. Pero eso no significa que nos enfademos por nada.

cuento-felicidad

Lecciones de SPM

Con nuestros altos niveles de estrógeno, generalmente somos más resistentes. Tomamos en cuenta mejor las necesidades de los demás y podemos mantener el desapego de una manera más convincente. Podrías llamar al estrógeno una hormona de «lo que quieras, cariño». Crean un velo de compromiso. Diseñado para atraer a una pareja y luego alimentar y mimar a los miembros de nuestra familia, el estrógeno está íntimamente relacionado con la entrega de uno mismo. Cuando su tasa cae antes de nuestro período, ese velo se levanta. Ya no somos encantadoras . Durante el resto del mes, soportamos todo tipo de cosas que no soportamos la semana anterior a tu período. Señoras, que esto les sirva de lección. Quizás deberías hacer menos cosas durante el mes. La insatisfacción que vuelve mensualmente es un regalo del cielo para ti, una oportunidad de hacer los cambios necesarios en la forma en que vives y en tu capacidad para dar, y obligarte a cumplir las expectativas de los demás. Esto es lo que les digo a mis pacientes: Los pensamientos y sentimientos que surgen durante esta fase de tu ciclo son reales.

Escucha tus emociones e intuición

El síndrome premenstrual es un período de inventario psicológico. Cada ciclo es una oportunidad para empezar de nuevo, hacer un balance y reorganizar tu vida como desees. Presta atención a ese ojo crítico, a esos juicios categóricos: probablemente sean más válidos de lo que te gustaría pensar.

El síndrome premenstrual es un período de inventario psicológico.

La empatía de las mujeres es una fuente útil de información y se ha demostrado que alcanza su punto máximo en los días previos a la menstruación. El síndrome premenstrual es un buen momento para escuchar tu intuición. Debido a la caída en los niveles de serotonina, estamos más «nerviosas» y menos blindadas emocionalmente. Es un momento para descansar, reflexionar, escuchar tu cuerpo y respetar los sentimientos profundos. Confía en el mal humor que te gana en ese momento y dale un buen uso durante el resto del mes. Aprovecha los datos que obtengas cuando seas más crítica, anótalos y aplícalos cuando te vuelvas más diplomática, tan pronto como termine tu período. Prueba esto durante uno o dos meses y verás si no obtienes buenas resoluciones personales.

mindfulness

Autora: Lucia Rodríguez Brines

Apasionada e investigadora de la mente humana. Respeto el sufrimiento humano y procuro ayudar a disminuirlo. Convencida, como psicóloga y como meditadora, de que existe un proceso de evolución de la psique del ser humano. Cómplice del desarrollo de conciencia y valores humanos.

 

 

 

mindfulness-mataro.

Si estás interesad@ en conocer nuestros servicios de psicología y mindfulness, puedes escribirme a info@psitam.com y estaré encantada de atenderte.

estres-mindfulness-mataro4

 

Contáctanos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.