psicologo-granollers

Para algunos, la soledad es sinónimo de serenidad y madurez. Para otros, tristeza y abandono … ¿De dónde viene esta diferencia en la capacidad de estar solo?

¿Por qué ?

La capacidad de estar solo se construye en la niñez. La ansiedad por separación ligada a la ausencia de la madre es un factor normal en el desarrollo del niño. Llega a su punto máximo entre los 8 y 11 meses y luego cede. Normalmente, alrededor de los 18 meses, el niño comprende que su madre, aunque no la vea, sigue existiendo y que volverá. Mientras espera su regreso, se consuela pensando en ella. Siempre que fuera capaz de forjar una relación sólida y segura con su madre, «bastante bien».

Según los psicoanalistas, quienes viven en soledad sufren a menudo deficiencias emocionales tempranas: ya sea por una separación real de la madre, vivida como un trauma (viaje profesional, hospitalización); o que esta madre estaba presente físicamente pero psíquicamente ausente, porque estaba sumida en pensamientos depresivos o ansiosos. Estar solo entonces reaviva el dolor de la ausencia materna inicial. Estos adultos necesitan que se les recuerde físicamente el amor de los demás para que lo crean. En estos casos, no pueden apelar a las benevolentes imágenes interiores de sus padres o de sus amigos. No han interiorizado el hecho tranquilizador de que uno puede contar el uno para el otro, incluso cuando están separados por millas.

psicologo-granollers

Una relación difícil con la soledad también puede estar vinculada a una fobia. Estamos entonces en un registro neurótico menos incapacitante. La dificultad de estar solo es el resultado visible de otro miedo que no se reconoce como tal: el miedo al silencio, a la oscuridad, y sobre todo el miedo a uno mismo, a encontrarse frente al mundo de uno. El otro se convierte en un objeto «contrafóbico», que tranquiliza y ayuda a combatir la ansiedad, ¡el equivalente a un «ansiolítico» en resumen! En su presencia evitamos pensar en lo que nos asusta, nuestros deseos, nuestros miedos, nuestras fantasías, etc.

También puede estar vinculado a miedos objetivos, a un trauma real (haber sido seguido por un extraño en un estacionamiento, acosado por teléfono, etc.). Una persona que ha sido agredida tendrá miedo de que vuelva a suceder y no podrá estar sola. En conclusión, todo el mundo tolera más o menos la soledad, y todos en ocasiones huimos del cara a cara con nosotros mismos y nos distraemos con la gente.
Lo importante es poder alternar momentos de soledad y momentos de dependencia: esto es lo que señala madurez emocional.

psicologo-granollers

¿Qué hacer ?

Sumérgete en tu malestar

Adquiere el hábito de «observarte» a tí mismo: analiza lo que está sucediendo, evalúa tus emociones y anota cualquier pensamiento negativo que te asalte. Huir del problema no tiene sentido. Es mejor buscar la soledad que causó tristeza y angustia en tu pasado. Se trata de identificar la impronta emocional, el antiguo patrón cognitivo que se repite en el presente.

Poco a poco acostumbrarse a…

Oblígate a quedarte solo en tu piso para practicar una actividad que te guste: escuchar tu pieza de jazz favorita, hacer llamadas telefónicas, cantar, pintar… La soledad se asociará así a una emoción positiva. Al principio, unos minutos de soledad son suficientes. Hay que acostumbrarse poco a poco, de lo contrario la fobia puede volverse más fuerte. Lograr salir adelante durante varias horas sin sentirse abrumado por la ansiedad restaura la confianza y el optimismo. Después todo lo que tendrás que hacer es experimentar con otras situaciones «delicadas», como ir al cine o irte de vacaciones solo.

psicologo-granollers

Pareja: yo, contigo y sin ti

Los miembros de una pareja se eligen implícitamente en función de sus capacidades de autonomía y fusión. En terapia, primero trabajas en el «programa oficial» explícito de la pareja. Uno se queja: «No me está cuidando, siempre estoy solo». El otro huye: «Me está ahogando, necesito aire».

Cuando pasamos a procesos inconscientes, encontramos que ambos son emocionalmente dependientes. El punto es introducir un cambio en la relación, encontrar la distancia adecuada, ni demasiado simbiótica ni demasiado amplia. Entonces, el empoderamiento del otro ya no se vive como un abandono sino como un vínculo mejor.

mindfulness

Autora: Lucia Rodríguez Brines

Apasionada e investigadora de la mente humana. Respeto el sufrimiento humano y procuro ayudar a disminuirlo. Convencida, como psicóloga y como meditadora, de que existe un proceso de evolución de la psique del ser humano. Cómplice del desarrollo de conciencia y valores humanos.

 

 

 

mindfulness-mataro.

Si estás [email protected] en conocer nuestros servicios de psicología y mindfulness, puedes escribirme a [email protected] y estaré encantada de atenderte.

estres-mindfulness-mataro4

 

Contáctanos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *