ansiedad-tratamiento

¿Te han dicho que piensas demasiado? ¿Sientes que tus pensamientos se arremolinan en tu mente como un torbellino? Seguramente estás experimentando «pensamientos excesivos», o en psicología denominadas  «rumiaciones«. Un fenómeno complejo que puede asumir diferentes caras pero sobre todo convertirse en un verdadero handicap en el día a día.

Yasmin, una clienta de 22 años, me cuenta que: «rumiar es mi propio infierno. Es realmente difícil dejar de pensar y vivir el momento, ser despreocupada y relajada «. Lo que ella siente se conoce comúnmente como «pensar demasiado» o «rumiaciones».

Las rumiaciones son pensamientos negativos que reaparecen. Además, éstos generan emociones negativas y desagradables. Son pensamientos que no generan acción o solución. Rumiamos porque no queremos corregir la situación o creemos que no podemos corregirla. Volvemos a nuestros pensamientos en un bucle sin actuar. Rumiar puede abrumar la mente de cualquiera. El fenómeno nos ocurre a todos en diferentes grados. Los perfeccionistas, por ejemplo, crean una gran brecha entre lo que esperan de una situación y lo que realmente sucede, lo que desencadena rumiaciones.

llorar-liberacion-emocional

Emma, ​​de 21 años y estudiante de negocios internacional, se da cuenta de que una corriente de pensamientos invade su cerebro cuando se acerca un evento en particular: “Cuando pienso demasiado, a menudo es cuando tengo un gran evento al día siguiente. Empiezo a pensar en todos los escenarios posibles, especialmente los negativos. Y eso me asusta». Siempre que le pasa esto, su imaginación se apodera de ella: Si voy a un lugar nuevo, me digo a mí misma cosas como: ‘la gente es hipócrita o no simpatiza …’ estresándome por mi cuenta y me vuelvo una bola de nervios.

Los pensamientos negativos nos abruman cuando atravesamos un momento difícil, cuando algo falta. Es una sensación desagradable. Sin embargo, preocuparse es normal siempre que no supere demasiada intensidad. Tan pronto como esto se vuelve constante, se convierte en ansiedad

Rumiar es más frecuente en los ansiosos

Incluso si todo el mundo puede ser víctima de rumiaciones, las personas ansiosas, hipersensibles o deprimidas se ven particularmente afectadas. Yasmin está particularmente preocupada:

La ansiedad es de hecho una» puerta de entrada a las rumiaciones . Se caracteriza por ser una forma de miedo cuyo dominio es el futuro porque tenemos miedo al futuro. Cuando los ansiosos, intolerantes a la incertidumbre se encuentran en una situación de incertidumbre, considerarán opciones, y aquí es donde imaginan el peor de los casos. Ahí es cuando entran en juego las rumiaciones …

autoconciencia-inteligencia

Cualquiera que esté ansioso como Yasmin quiere protegerse y piensa en todas las posibles situaciones desagradables para prevenirlas. Pero no termina ahí: estos pensamientos negativos alimentarán por sí mismos otras emociones desagradables, que a su vez alimentarán otros pensamientos. Es un círculo vicioso . Una imagen que Yasmin confirma: «Siento que se está formando una espiral de pensamientos y mi cerebro nunca se detiene. Permanece conmigo todo el día cuando me despierto y por la noche cuando me voy a dormir. Ojalá hubiera un botón de «apagado».

Un círculo vicioso de pensamientos y emociones negativos

Este torbellino de pensamientos es un contagio neuronal: se activa una red emocional de miedo o ansiedad, que activa otras áreas del cerebro que por sí mismas generarán pensamientos negativos en la corteza. Es un ciclo de auto agravación.

Las consecuencias son notables. Además de esta invasión de pensamientos, la persona propensa experimenta primero «malestar» con «emociones desagradables como tristeza, miedo, ira, frustración o incluso celos y resentimiento. ¿Otra consecuencia? Estado de ánimo más bajo a largo plazo. De hecho, la rumiación disminuye la motivación para actuar porque cuando tenemos emociones negativas, nos encerramos en nuestra cabeza y nos impedimos encontrar la solución.

depresion-psicologo-granollers

A veces, estas rumiaciones pueden tener consecuencias más graves y provocar ansiedad o un ataque de pánico. A veces simplemente no puedo manejar este flujo y se convierte en un ataque de pánico, describe Yasmin. Sus síntomas son «hiperventilación», el impulso repentino de «huir de la situación», «desmayos» o incluso una sensación de muerte inminente.

Las consecuencias del círculo vicioso

Si bien las rumiaciones causan malestar interior, también se sienten en el exterior. «Pensar demasiado» altera nuestra relaciones. Cuando estamos en un estado de ánimo negativo, estamos menos abiertos a los demás. El estado de ánimo negativo se contagia al otro. Los elementos negativos interfieren entre sí, afectando el estado de ánimo, la creatividad, la conexión social y la motivación.

como-ayudar-a-alguien-deprimido

El fenómeno del pensamiento excesivo no siempre es fácil de manejar en la sociedad porque no siempre es entendido por todos. Diagnosticada como superdotada, o «cebra», Yasmin siempre ha tenido una sensibilidad diferente acompañada de rumiaciones, un tema que quienes la rodean no siempre han podido comprender: «A menudo me dicen que soy demasiado sensible pero simplemente no tengo la misma sensibilidad que los demás. Lo peor es cuando tengo mis ataques de ansiedad en público. Algunos vienen en mi ayuda, otros no entienden lo que está pasando y se quedan conmocionados sin saber qué hacer, otros se ríen. La mirada del otro suele empeorar la situación, creando más angustia e inseguridades.

Sobreinterpretación

Otro efecto de pensar demasiado es el de interpretar demasiado. De hecho, cuando nos enfrentamos a una situación que no entendemos, tendemos a hacernos películas para tratar de encontrar una explicación. El cerebro tiende a procesar información negativa principalmente para sobrevivir. Por ejemplo, si una persona recibe 9 cumplidos y 1 queja, automáticamente pensará en la única queja para analizarla y potencialmente corregir la falla. Para la persona ansiosa, esta tendencia se acentúa porque lo pensará en un bucle, rumiará.

Yasmin me explica que «sobre-analiza» lo que se le dice y lo que debe pensar de ella. “Creo que se debe a mi baja autoestima. «Al tener una mala imagen de sí misma, el miedo a ser mal visto en la sociedad se intensifica».
psicologia-granollers
Evoquemos el escenario de un encuentro romántico como un ejemplo recurrente de sobreinterpretación. Un joven conoce a una mujer con la que habló en una cita. Cuando llega a casa, se da cuenta de que no ha pensado en contarle nada más sobre sí mismo. Luego tiene tres formas de reaccionar ante este problema, de acuerdo con su autoestima. »
– Baja autoestima: se dijo a sí mismo: «No dije lo que quería, ella debió pensar que era tímido, modesto, torpe. No debe querer volver a verme ”. El joven entonces imagina el escenario del desastre y su mente está rumiando por completo.
– Autoestima intermedia: Dependiendo de lo que responda la mujer durante la reunión, tendrá rumiaciones o no. En efecto, si el fluir de la conversación lo permite, con las preguntas que ella pueda hacerle, él ya se habrá adelantado a sus inquietudes dándole la información que quiere gracias a sus bien pensadas respuestas.
– Autocompasión, alta autoestima incondicional: Acepta que no podía decir lo que quería decirle a esta joven. Lo pone en perspectiva, aprecia el hecho de que pudo interactuar con ella. Él entiende que si la afinidad se desarrolla, ella lo contactará nuevamente y la relación funcionará. Si de lo contrario no funciona, se dice a sí mismo que lo intentará con otras personas. Aquí, la aceptación de sus emociones negativas, de sus imperfecciones, lo hace más abierto a los demás, más relajado, aún más atractivo. Será más genuino si deja de juzgarse a sí mismo o de preocuparse por el juicio de los demás. Al reaccionar de esta manera, el hombre deja de generar ansiedad sobre el futuro de la relación.
Si bien la rumiación le sucede a todos, está lejos de ser leve cuando se trata de personas ansiosas. La sobreinterpretación, un círculo vicioso de pensamientos y emociones negativas, ataques de ansiedad, «pensar demasiado» no se deben tomar a la ligera, especialmente para aquellas personas que lo experimentan en un grado muy alto.

mindfulness

Autora: Lucia Rodríguez Brines

Apasionada e investigadora de la mente humana. Respeto el sufrimiento humano y procuro ayudar a disminuirlo. Convencida, como psicóloga y como meditadora, de que existe un proceso de evolución de la psique del ser humano. Cómplice del desarrollo de conciencia y valores humanos.

 

 

 

mindfulness-mataro.

Si estás interesad@ en conocer nuestros servicios de psicología y mindfulness, puedes escribirme a info@psitam.com y estaré encantada de atenderte.

estres-mindfulness-mataro4

 

Contáctanos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.