psicologo-granollers

El desorden de nuestras vidas también es un reflejo de nuestras mentes abrumadas. De modo que clasificar el exterior nos permite organizar nuestros espacios interiores.

Nuestros armarios están a rebosar, nuestros horarios están llenos, tenemos 758 amigos en Facebook (721 de los cuales no hemos visto en cinco años), nuestras mentes están zumbando y nuestros corazones están desbordados de emociones. ¡Paremos! Ordenemos, clasifiquemos, limpiemos, incluso vacíemos el espacio: urge ver con más claridad.

Poner orden despierta una introspección beneficiosa, que saca a relucir lo esencial: nuestros valores, nuestras necesidades, nuestros deseos. Y luego se trata de asumir la responsabilidad, salir de su condición de víctima recuperando el control sobre los objetos, las relaciones, el tiempo, para devolverles el significado. En definitiva, simplificar la propia existencia es liberar espacio para enriquecerlo con lo que realmente importa. No nos desesperemos: ¡se puede aprender a ordenar!

psicologo-granollers

Ordena tus alacenas

E el método KonMari, el de Marie Kondo, propone: se trata de guardar en casa sólo lo que da alegría. «¿Como operar? «Vacía tus armarios y estantes, luego toca cada objeto, espera hasta que sientas (o no) una pequeña chispa, un escalofrío interior, y decide, por tu cuenta, conservarlo o deshacerte de él después de haber … agradecido ! Procederás por categorías.

1. Ropa. Accesorios, joyas, zapatos, guarda sólo los que te hagan feliz y ponlos juntos en la misma habitación. Organízalos (los suéteres con los suéteres) y dóblalos uno al lado del otro, verticalmente, en un cajón, para que puedas acceder fácilmente a cada uno.

2. Libros. Guarda sólo los que sean valiosos para ti y regala los otros, incluidos los que aún no has leído (si no los ha abierto, hay una razón).

3. Los papeles. ¡Desecha todo lo que ya no sea útil!  guárdalos en un mismo lugar.

4. Objetos varios. Ropa blanca, menaje de cocina, productos de belleza: renuncia a lo anticuado, roto, lo que nunca usas, lo que tienes duplicado …

5. Objetos sentimentales. Fotos, cartas, recuerdos … Cuando elijas conservarlos, intenta exhibirlos: haz un hermoso álbum de fotos en lugar de dejarlos sueltos en un cajón.

gestalt-psicologo

Ordena tu agenda

A medida que crece nuestra lista de tareas pendientes, aumenta el estrés. Estamos tan abrumados que ni siquiera sabemos por dónde empezar. ¡Que no cunda el pánico !Adopta la Matriz de Eisenhower, que lleva el nombre del trigésimo cuarto presidente de los Estados Unidos. Se trata de ponerse al día y poner las cosas en perspectiva, saber qué es importante en lugar de reaccionar ante lo urgente. Piensa en “lo que sea que tengas que hacer” durante cinco minutos. Luego, en una hoja de papel, dibuja dos ejes: el eje vertical representa lo urgente; el eje horizontal, lo que es importante. Luego crea dos columnas (importante / no importante) y dos líneas (urgente / no urgente). Le permiten identificar cuatro tipos de tareas.

psicologo-granollers

1. Importante y urgente: debes tratarlo de inmediato, sin esperas ni delegaciones.

2. Importante pero no urgente: prográmalo de manera realista en tu calendario.

3. Urgente pero no importante: considera la posibilidad de delegarlo; pídele a tu cónyuge, a un colega, a uno de tus hijos que lo haga por ti; aprende a decir «no» o «no ahora mismo».

4. Ni urgente ni importante: puedes eliminarlo de tu lista por ahora; volverás a ello más tarde … o no.

Esta herramienta es eficaz para todas nuestras actividades diarias. Ejemplos. Lo más urgente es cambiar las pastillas de freno del coche: ¡vete al garaje ahora! También necesitas hacerte un análisis de sangre: levanta tu teléfono y programa una cita. En tercer lugar, comprar un regalo para un amigo cumpleañero: ver cuáles de tus colegas pueden asistir. Por último, ordenar el sótano: lo pensarás mañana o dentro de un mes.

Guarda tus emociones

Si pudiéramos dejar a un lado nuestro miedo, enojo y tristeza, todo estaría bien. La emoción no es un problema, sin embargo, ya que, originalmente, es un mecanismo de supervivencia: cuando el cerebro recibe, a través de nuestros cinco sentidos, información que él mismo considera un peligro, desencadena el miedo ( huir de la amenaza), rabia (contra la que luchar) o tristeza (retraerse en uno mismo mientras se espera que la amenaza retroceda). Si reprimir la emoción es tan imposible como absurdo, podemos ponerla en el lugar adecuado, aprender a identificarla y devolverle su significado y función.

Pon la emoción en el estante inferior, el que es «corporal»; trata de no hacer una gran cosa «mental» al respecto, el estante superior; reaccionaste a un evento que te inquietó y provocó una reacción, punto.

Pon algo de orden : nunca nos conmueven en balde; antes de que la mente tomara el control y tratara de evitar la emoción, controlarla o explicarla, sucedió algo que puso al cuerpo en alerta. Intenta identificar este grano de arena: ¿qué viste, oíste, tocaste?

Distingue lo que estás sintiendo: ¿qué ha provocado en ti el granito de arena? ¿Más bien miedo, ira o tristeza? ¿Cómo reaccionaste? ¿Querías huir? ¿Llegar a los golpes? ¿O hacerte el muerto?

psicolog-granollers

Guarda tus pensamientos

¡Qué dulce sería limpiar nuestras mentes! Para ordenar toda esta charla mental y cavilaciones. ¿Podemos deshacernos de los llamados pensamientos tóxicos? “No”, dice el psicólogo Yves-Alexandre Thalmann. Primero, no tenemos el control de nuestra actividad cerebral. Es una ilusión creer que puedes controlar todo lo que se te ocurra en cualquier momento. Y luego, según los estudios, el equilibrio correcto sería una proporción de tres pensamientos agradables o positivos por un pensamiento considerado negativo. ¿Entonces qué hay que hacer?

Sobre todo, ¡no luches! Obligarte a no pensar en tal o cual objeto (el color azul, por ejemplo) automáticamente dispara … ¡azul en el cerebro! Este pensamiento no es negativo, es el efecto rebote.

Trata de «despotencializar» tu pensamiento desagradable, es decir, quitarle su poder. Un pensamiento es sólo una representación de la realidad. Cuando te dices a ti: «No puedo levantar el brazo», ¡aún puedes hacerlo! Entonces, cuando la frase «apesto» te venga a la mente, recuerda que ésa no es la realidad. Para tomar distancia, cambia tu vocabulario: «Mi mente me dice que … apesto».

superdotados-granollers-psicologo2

Intenta relativizar tu pensamiento, que a menudo es una distorsión cognitiva. Por ejemplo, sólo retienes detalles negativos (abstracción selectiva). O sacas conclusiones negativas o lees las mentes de los demás (inferencia arbitraria). Aprende a detectar esas divagaciones que alimentan la frustración y te atrapan.

En la década de 1960, el psiquiatra estadounidense Aaron Beck identifica seis «distorsiones cognitivas», seis formas erróneas de procesar información básica, el evento en sí: abstracción selectiva, inferencia arbitraria, personalización, sobregeneralización, maximización y pensamiento dicotómico

Ordena tus relaciones

Gracias a las redes sociales: nuestra libreta de direcciones está llena. Sin embargo, ya estabas inmiscuido en una serie de relaciones retenidas por lealtad o hábito. ¿Cómo solucionarlo y por qué? Liberarse o tomar distancia de las personas que, sin ser tóxicas, nos parasitan, es una forma de volver a lo básico. Vivir mejor los vínculos que nos hacen sentir bien.

Primero, piensa en ti mismo y piensa en los valores que son importantes para ti: ¿Cuáles son tus necesidades? Elige tres (por ejemplo: libre albedrío, reconocimiento e intercambio). Luego clasifica tus relaciones de acuerdo con su contribución a la satisfacción de cada una de estas necesidades (dales + o, de uno a tres, dependiendo de si las satisfacen o no). A continuación, obtiene una «contribución general» positiva para algunos, negativa para otros.

psicologia-granollers

Pregunta a los resultados negativos: «¿Qué obtengo de esta relación? ¿Tiene algo bueno para mí? ¿Qué, precisamente? ¿Cuánto me cuesta seguirlo como está? ¿Es este costo mayor o menor que el beneficio? ¿Puedo dejarlo a un lado? ¿Puedo / quiero mejorarlo? Si eliges distanciarte, debes saber que tu elección nunca es definitiva y no te sientas culpable: si sientes que hay un desequilibrio, es muy probable que el otro también esté sufriendo. Si quieres mejorar la situación, no esperes a que él cambie o te comprenda: es la nueva postura que adoptes la que reequilibrará la relación. No dudes en abrirte a los demás hablando de ti mismo, tus sentimientos, tus necesidades. Y escúchalo.

mindfulness

Autora: Lucia Rodríguez Brines

Apasionada e investigadora de la mente humana. Respeto el sufrimiento humano y procuro ayudar a disminuirlo. Convencida, como psicóloga y como meditadora, de que existe un proceso de evolución de la psique del ser humano. Cómplice del desarrollo de conciencia y valores humanos.

 

 

 

mindfulness-mataro.

Si estás [email protected] en conocer nuestros servicios de psicología y mindfulness, puedes escribirme a [email protected] y estaré encantada de atenderte.

estres-mindfulness-mataro4

 

Contáctanos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *