Antes de 1996, las personas altamente sensibles no estaban reconocidas. Fue la psicóloga estadounidense Elaine Aron quien, con su trabajo, las dio a conocer y las reconoció. Hoy en día, el término es conocido por el público en general, y cada vez más terapeutas tienen en cuenta esta noción en su diagnóstico y apoyo.

Para Saverio Tomasella, el creciente interés por la Alta Sensbilidad no es casualidad: “Nuestra sociedad individualista, tecnológica y basada en el rendimiento es dura, abrumadora. Y, cada vez más, la sensibilidad aparece en contraste como una cualidad a valorar y proteger, porque es proveedora de humanidad, benevolencia y empatía. Dos grandes peligros les acechan a las personas altamente sensibles: confundir sus sentimientos con la intención real del otro, ya sea positiva o negativa; y confundir la empatía con la entrega excesiva.

Una interpretación sesgada

La persona altamente sensible es susceptible. Ésta es incluso una de sus principales características. Y esto es lo que a menudo le lleva a confundir la intensidad (real) de sus sentimientos con la intención de quien de alguna manera lo hirió. Sin embargo, el hecho de que nos sintamos profundamente afectados no significa que el otro quisiera alcanzarnos tanto como nos sentimos. Una crítica envuelta en humor, por ejemplo, puede tocar profundamente al hipersensible, que acusará a su autor de querer humillarlo. Es así como, al confundir efecto y causa, la persona aumenta su carga emocional, malinterpreta las verdaderas intenciones de los demás y se agota nerviosamente. Y más aún si lo que vive como una agresión -y que tal vez lo sea- toma la forma de una palabra o de un comportamiento excesivo en un entorno que ya le fatiga.

La interpretación sesgada también puede llevar a la persona altamente sensible, cuando es objeto de atención, ya sea que reciba un cumplido o un elogio, a sentirse mucho más apreciada, amada, respetada, admirada de lo que realmente es. Otro sesgo perjudicial es lo que Jung denominó «proyección positiva», es decir, el hecho de otorgar cualidades a priori a un tercero sin ver sus defectos y carencias. La persona altamente sensible permanece fijada en los rasgos positivos del otro, excluye sus defectos de su campo de visión y, por lo tanto, se expone a la decepción, incluso a la traición.

Pero algunos de ellos también saben utilizar su sensibilidad para manipular: “Es a él a quien no podemos decirle nada, porque levanta la tarjeta de“ ¡Alto, demasiado sensible! ”, O la que destaca sistemáticamente su fatiga – real o supuesta – para evitar cualquier crítica y cuestionamiento.

Entrega excesiva de uno mismo

Si bien la hiperempatía no define a todas las personas altamente sensibles, constituye un aspecto importante. Saverio Tomasella los llama los «ultrasensibles» y Elaine Aron, «la empática hipersensible». Estos son los que se describen como «verdaderas esponjas emocionales«. Algunos incluso llegan a experimentar físicamente las dolencias de otros. Sin un escudo, sienten que están involucrados personalmente. Esto da como resultado una fatiga emocional crónica que ignoran o subestiman, y que rara vez es tomado en serio por quienes los rodean.

meditacion-online

Entre los peligros que los amenazan, también destacamos la vampirización. Por generosidad, compasión, dan sin contar hasta el agotamiento. Estos perfiles se encuentran a menudo entre los profesionales de las relaciones que ayudan. En las relaciones emocionales, anteponen a los demás, anticipándose a sus necesidades, satisfaciendo sus deseos. La bondad a toda costa hasta el desinterés expresa el miedo a ser herido, rechazado. Algunos huyen del conflicto hasta el punto de verse rehenes de personas o situaciones que no les convienen.

Un retorno necesario a una mayor objetividad

Los expertos son unánimes: para evitar la sobrecarga emocional y el agotamiento, la persona altamente sensible debe comenzar por saber cómo funciona y qué lo desencadena. Haber trabajado sobre uno mismo te permite entender lo que está pasando en tal situación, tal relación, y por lo tanto evitar reaccionar demasiado apresurada o excesivamente. Un estilo de vida emocional también es importante en el manejo de la alta sensibilidad: practicar la relajación, la meditación o una actividad de desconexión, caminar, dormir bien, evitar estimulantes … Estas personas muy reactivas deben aprender a hacer del tiempo su propio aliado: suspendiendo también intercambios intensos, dándose tiempo para reflexionar antes de decir sí o no o para adornar al otro sólo con cualidades. También nos invita a recurrir a estas tres preguntas inspiradas en la comunicación no violenta: ¿cómo me siento? ¿Qué necesito? Ayudan a volver a uno mismo, a sus necesidades y a apaciguar las emociones parasitarias.

Meditacion-online

Buscar el consejo de alguien en quien confíes para evaluar de forma más objetiva lo que se percibe como agresión o una muestra de afecto es siempre una buena opción. De cualquier manera, la persona altamente sensible debe tener en cuenta que necesita volver a una mayor objetividad para manejar mejor sus intereses y energía emocional. Se trata de su equilibrio y el de su entorno cercano.

Eres hipersensible si …

  • Percibes todo sin filtro, sin protección, eres permeable a todo.
  • Eres vivaz, susceptible, fácilmente irritable.
  • Dependes del afecto de los demás y tienes miedo de enfadarte.
  • Te afectan los sufrimientos, desgracias y angustias de los demás.
  • Te regocijas en la felicidad de los demás, eres sociable, alegre, entusiasta.
  • Buscas autenticidad. Te sientes profundamente inquieto por las críticas y la contradicción.
  • Evitas discusiones y conflictos.
  • Sientes que tu identidad vacila por razones aparentemente triviales.
  • Tienes gran modestia, timidez marcada o reserva marcada.
  • Aprecias la belleza, especialmente la de la naturaleza.
  • Tienes miedo de decepcionarte y ser rechazado.
  • Buscas paz y tranquilidad.
  • De repente entras en pánico.
  • Buscas esconderte, huir de los demás.
  • Te sientes culpable por casi nada.
  • La vergüenza te supera rápidamente.
  • Tiene un concepto erróneo y una baja autoestima.

meditacion-online

7 Perfiles altamente tóxicos

Las personas altamente sensibles en general y las personas hipersensibles empáticas en particular tienen interés en mantenerse alejados de determinadas personalidades.

El narcisista: se pone en el centro de todo, antepone sus necesidades a las de los demás, manipula al generoso y al benevolente sin escrúpulos.

El enfurecido: gritando para imponer su punto de vista, paraliza a su interlocutor.

La víctima: nunca se responsabiliza y busca un salvador que la cargue.

Lo melodramático: historias absurdas, comportamientos teatrales, sólo busca espectadores a los que agota, no interlocutores.

El fanático del control: intrusivo y autoritario, maneja todo para todos, especialmente cuando no se le pide nada.

La palabra molino: el incesante fluir verbal de estos charlatanes empedernidos exaspera, agota y congela.

El pasivo-agresivo: enmascara su hostilidad, expresa su enojo sonriendo y procede con insinuaciones falsamente ingenuas, permanece siempre vago, evasivo. Con él, la víctima se convierte en agresor.

mindfulness

Autora: Lucia Rodríguez Brines

Apasionada e investigadora de la mente humana. Respeto el sufrimiento humano y procuro ayudar a disminuirlo. Convencida, como psicóloga y como meditadora, de que existe un proceso de evolución de la psique del ser humano. Cómplice del desarrollo de conciencia y valores humanos.

 

 

 

mindfulness-mataro.

Si estás interesad@ en conocer nuestros servicios de psicología y mindfulness, puedes escribirme a info@psitam.com y estaré encantada de atenderte.

estres-mindfulness-mataro4

 

Contáctanos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.