aprende-a-meditar
Al querer controlar todo lo que nos rodea, desperdiciamos nuestra energía y perdemos la serenidad.
¡De ahí el famoso «dejar ir»! Una actitud interior de apertura a la vida y a los demás.
Debemos, al parecer, «dejar ir». Esto es lo que cualquiera puede leer o escuchar repetido cuando se trata de un enfoque espiritual de la existencia. Esta expresión ha florecido hasta el punto de convertirse en un cliché del desarrollo personal. Es un pretexto para muchos malentendidos. ¿Qué es exactamente lo que tenemos que «dejar ir»? ¿Deberíamos, como invita el filósofo Alexandre Jollien, «dejar ir, incluso dejar ir»? Entonces, ¿qué es este «enganche» que debería aflojarse? ¿Es esta actitud compatible con una posición responsable? Si es así, ¿cómo se pasa del concepto a la práctica? Todas las enseñanzas de la sabiduría tradicional giran en torno a esta cuestión. Así que podemos recurrir a éstas y buscar respuestas, aunque luego nos corresponde a nosotros crear las nuestras.
retiro-meditacion

Antes de afirmar «soltar», ¿todavía necesitamos saber lo que estamos «sosteniendo»?

Al principio de cualquier «enganche» está el ego, una convicción, un sentimiento del que todo fluye. Yo, Pedro o Pablo, existo independientemente del todo, separado, solo frente al otro, es decir todo lo demás, todo lo que no es «yo» y que es «otro», no siempre obedece a mi ley. La identificación con este querido yo tiene un alto precio: al sentirme separada, vivo tanto en el miedo como en una ilusión de omnipotencia. «[email protected] contra todos». Éstas son, en resumen, las dos creencias sobre las que se apoya el ego. Dejar ir es dejar ir una ilusión, la de la separación. Este dejar ir no implica una negación de la individualidad. Pedro sigue siendo Pedro, Pablo sigue siendo Pablo. Simplemente, la parte se reconoce a sí misma como expresión del todo, la ola se sabe la forma del gran océano y, al mismo tiempo, reconoce a las otras olas como tantas expresiones de lo que en sí mismo es en el fondo. Por una aparente paradoja, el otro desaparece – nadie puede ser esencialmente ajeno a mí – y se encuentra a sí mismo como nunca reconocido en su diferencia existencial. El yo separado deja de ser el estándar, la medida de todo. Ya no hay yo para exigir al otro que se conforme a mis criterios. El dejar ir ocurre cuando el ego acepta al otro, a cualquier otro.
ansiedad-social
El sentido del yo separado se mantiene momento a momento por el rechazo más o menos consciente del otro (es decir, de lo que es – «No quiero que llueva esta mañana», «quiero que mi mujer se vea así «,» Yo me niego a que lo que es sea y pretendo poner algo más en su lugar «-).  El mero hecho de que «no quiero» implica la convicción de que podría ser de otra manera porque ese es mi deseo soberano. Constantemente estamos rehaciendo el mundo con golpes en nombre de lo que «debería ser», «podría haber sido», «posiblemente podría ser», y nuestros pensamientos divagan en el pasado o en el futuro. Es muy raro que estemos verdaderamente «aquí y ahora», aunque de hecho no podemos estar en ningún otro lugar que no sea aquí y en otro momento que ahora. Independientemente de lo que diga mi mente, estoy donde están mis pies. Si pienso en el pasado o en el futuro, siempre es ahora. El pasado, el futuro, los otros lugares existen sólo como pensamientos que surgen aquí y ahora.
El pasado, el futuro, los otros lugares existen sólo como pensamientos que surgen aquí y ahora.

fobia-social

Entonces, la práctica más simple y efectiva de soltar es practicar permanecer uno aquí y ahora.
Esta práctica de ninguna manera excluye la capacidad de prever y organizarnos, ni nos libera de nuestras responsabilidades. La actitud de apertura incondicional en este momento de ninguna manera conduce a rendirse, a tolerar lo intolerable. Dejar ir, inmediatamente, es totalmente compatible con la acción a largo plazo. Dejar ir no se trata de resignarte, sino de ser consciente de tus límites. Camino por la calle, un anciano es atropellado ante mis ojos. El hecho de que esté practicando el dejar ir aquí y ahora no me lleva a abstenerme de ayudarlo. Por el contrario, al evitarme pensamientos parasitarios o rumiación, este posicionamiento interno me permite actuar más rápido, en la medida exacta de mis posibilidades.

Así que guardo toda mi energía para actuar, en lugar de desperdiciarla. Al ceder el control del futuro, a menudo obtengo mejores resultados aquí y ahora. En verdad, nuestro único poder, nuestra única responsabilidad real, se ejerce en el momento presente, que, por supuesto, prepara los momentos futuros pero sin que podamos obtener garantías sobre el futuro, incluido el segundo siguiente. «La vida es lo que te pasa mientras estás en otros planes», dijo John Lennon. Dejar ir también significa dejar de afrontar la vida con una mentalidad de «todo riesgo asegurado». Cualquiera que sea la pretensión del ego de controlar el futuro, la vida  no ofrece garantías.

meditacion-familia

¿El soltar alivia mucho peso?

Nos libera del complejo Atlas llevando el mundo sobre sus hombros. Hace coincidir el desapego más profundo con el sentido más genuino de responsabilidad por uno mismo y por los demás. También es la base de la verdadera confianza en uno mismo. Mientras crea que estoy separado y me atribuyo poder sobre lo que es, sólo puedo sobreestimarme o subestimarme. En el momento en que el ego se coloca en su lugar, se reconoce exactamente lo que es, con sus fortalezas y debilidades, sus límites naturales plenamente aceptados.

Toda la sabiduría práctica de dejar ir se sintetiza sin duda en la magnífica oración:

«Dame la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las que puedo cambiar y la sabiduría para ver la diferencia».

ser-feliz

Técnicas para dejar ir

Soltar un resentimiento, un miedo, una emoción negativa, a menudo equivale a apartar la mirada de la dificultad … sin huir de ella. Algunas formas de lograrlo:

=> Concéntrate en tu respiración cuando reaparezca la obsesión por el problema: imagina que con cada exhalación alejas la ira, la tristeza, los sentimientos negativos; y que con cada respiración inhalamos confianza, alegría, gratitud.

=> En relajación, visualiza horizontes, paisajes abiertos. Verse liberado del problema.

=> Crear ritos para separarnos simbólicamente de lo que nos duele: escribir una carta de resentimiento y luego tirarla al fuego, organizar cuidadosamente una «ceremonia de divorcio», declarar en voz alta, frente a un séquito elegido, tu voluntad de liberarte emociones negativas …

mindfulness

Autora: Lucia Rodríguez Brines

Apasionada e investigadora de la mente humana. Respeto el sufrimiento humano y procuro ayudar a disminuirlo. Convencida, como psicóloga y como meditadora, de que existe un proceso de evolución de la psique del ser humano. Cómplice del desarrollo de conciencia y valores humanos.

 

 

 

mindfulness-mataro.

Si estás [email protected] en conocer nuestros servicios de psicología y mindfulness, puedes escribirme a [email protected] y estaré encantada de atenderte.

estres-mindfulness-mataro4

 

Contáctanos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *