autoestima-granollers

Alegría, placer, alegría pero también enfado, tristeza o nerviosismo … Estamos permanentemente expuestos al contagio emocional que puede venir de nuestro entorno pero no sólo. Tomar conciencia del clima emocional ambiental en el que estamos inmersos permite reducir su influencia en nuestra psique.
Los seres humanos somos esponjas emocionales. Esto significa que estamos constantemente en las garras del contagio emocional que puede provenir de quienes nos rodean, pero no sólo. Si tenemos en cuenta un perímetro mayor que va más allá de la familia, el círculo de amistades y las relaciones profesionales, descubrimos que estamos inmersos en una especie de magma emocional difuso. Esto es lo que llamamos clima emocional. Puede ser energizante o consumir energía según el tipo de emociones que lo componen.

Los seres humanos somos esponjas emocionales.

emociones-granollers

Una cuestión de clima emocional

El clima emocional se percibe a nivel de empresa, comunidad, ciudad, territorio, país. Incluso se puede percibir a escala global: en un suceso como un atentado , la onda de choque emocional se extiende más allá del país y del continente. Por tanto, el clima emocional global se ve afectado por emociones de miedo, dolor, pavor, desolación y vulnerabilidad. Tomar conciencia de este magma emocional difuso nos animará a analizar mejor nuestro entorno: ¿mi entorno es emocionalmente estimulante? ¿O es tóxico? ¿Es mi país motivo de orgullo y optimismo? ¿O sólo aporta pesimismo y resignación?

Toma conciencia de las influencias externas

La pregunta de las redes sociales también tiene sentido aquí: cuando pasamos una hora en nuestro feed de noticias de Facebook, ¿qué emociones pasan de nuestro móvil a nuestro cerebro límbico? Si las tasas de pesimismo, quejas y molestias son demasiado altas, ¿qué podemos hacer para filtrar mejor este flujo de información continuo y potencialmente tóxico? Tomar conciencia de este clima emocional ambiental en el que estamos bañados permite reducir su influencia en nuestra psique. La desintoxicación emocional también ocurre cuando realizamos actividades que nutren nuestra lucidez y nos ayudan a modificar nuestro estilo de vida en aras de nuestro bienestar.

dependencia-emocional

 

Consúltanos

Autora: Lucia Rodríguez Brines

Apasionada e investigadora de la mente humana. Respeto el sufrimiento humano y procuro ayudar a disminuirlo. Convencida, como psicóloga y como meditadora, de que existe un proceso de evolución de la psique del ser humano. Cómplice del desarrollo de conciencia y valores humanos.

Si estás [email protected] en conocer nuestros servicios de psicología y mindfulness, puedes escribirme a [email protected] y estaré encantada de atenderte.

Contáctanos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *