mindfulness-mataro-mindfulnessgranollers5

“Todo comenzó en la adolescencia. Introvertido, hablaba poco. Siempre me sentí menos dotado, menos bueno y culpable de ser así. La muerte de mi abuela, con quien estaba muy cerca, agravó mi infelicidad. Estaba enfadado, estaba enfadado con todo el mundo, pero mantuve mi ira en mí mismo. Estaba cada vez peor, tenía desmayos, ataques de pánico. Se me estaba volviendo imposible salir. Mi médico me recetó un antidepresivo. Aún así, no me sentía deprimido. Sólo tenía miedo. Y tenía miedo al miedo. Entonces comencé la psicoterapia, vi un programa sobre terapia cognitiva conductual.

Al día siguiente, encontré la información de contacto de la psicóloga en ese programa, que puso un nombre a mi problema: ansiedad social. Sentí un inmenso alivio: ¡no estaba loco! En seis meses, volví al autobús y los ataques de pánico casi se detuvieron. Pero todavía era complicado confrontar a la multitud, y siempre tuve la tendencia de rumiar sobre los pensamientos de preocupación. Fue entonces cuando descubrí la meditación, leyendo el monje budista Matthieu Ricard, luego el biólogo John Kabat-Zinn. Necesitaba un enfoque más espiritual, estaba listo. En 2006, asistí a un retiro. Una revelación interna. Durante cinco días meditamos, permanecimos en silencio, pero también intercambiamos.

retiro-meditacion-verano

Y comencé a practicar meditación todos los días. A lo largo de las semanas, la calma ocupó el lugar que antes ocupaba la tormenta en mí. Pasé de un estado caótico a un estado pacífico. Mis emociones estaban menos convulsas, conocí mis sensaciones, redescubrí otros sentimientos, tan sutiles que el ruido del miedo los había empañado: los pequeños momentos de placer, el deseo de sonreír, el alegría sólo por ver a un amigo o por contemplar un hermoso paisaje. La meditación representa para mí una liberación extraordinaria. Me siento vivo. Diariamente, me reenfoco en mi respiración, al menos durante veinte minutos. Me vuelvo más lúcido, me separo de los automatismos para entrar en contacto total con la realidad. Gracias a ella, curé mi fobia social.

retiro-meditacion

Cuando estoy con alguien, soy consciente de su presencia, estoy realmente allí y no estoy obsesionado con la ansiedad. Mi forma de posicionarme, de estar con los demás es más asertiva y serena. Estoy menos sujeto a mi estado de ánimo y más cerca del mundo. Y cuando surgen las emociones, me tomo el tiempo de escucharlas y apreciarlas. Ya no actúo en reacción a los acontecimientos, sino con calma, después de una cuidadosa observación. ¡El tiempo de confinamiento interior queda muy lejos! He aprendido a convertirme en mi mejor amigo, mi mayor refugio, me he convertido en un recurso inagotable de paz y vitalidad. «

retiro-meditacion-verano

He aprendido a convertirme en mi mejor amigo, mi mayor refugio, me he convertido en un recurso inagotable de paz y vitalidad. «

¿Te gustaría aprender meditación?

 

¿Quieres conocer nuestros programas de mindfulness y salud para empresas?

 

Consúltanos

 

mindfulness

Autora: Lucia Rodríguez Brines

Apasionada e investigadora de la mente humana. Respeto el sufrimiento humano y procuro ayudar a disminuirlo. Convencida, como psicóloga y como meditadora, de que existe un proceso de evolución de la psique del ser humano. Cómplice del desarrollo de conciencia y valores humanos.

 

 

 

mindfulness-mataro.

Si estás [email protected] en conocer nuestros servicios de psicología y mindfulness, puedes escribirme a [email protected] y estaré encantada de atenderte.

estres-mindfulness-mataro4

 

Contáctanos

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *