,

Todas las emociones que los animales sienten como nosotros

psicologo-granollers

Los animales conocen la alegría, el amor, el luto, el altruismo … Está demostrado que los animales sienten las mismas emociones primarias que nosotros. Carl Safina ha vivido con elefantes en Kenia, lobos en Yellowstone Park, delfines en Florida y orcas en el Pacífico. Diversas fuentes atestiguan la vida emocional extraordinariamente rica y compleja de los animales.

¿Por qué tenemos tantos problemas para reconocer estas emociones?

El hombre es peor que un lobo para el hombre y otras especies.
Entender a los animales por lo que son, y no compararlos con los humanos, es el objetivo de Carl Safina, un especialista en fauna marina conocido por su compromiso con el medioambiente. Para Carl Safina, debemos tratar de entender que toda la vida es una. Los animales se cortejan, se aman, cuidan a sus hijos, construyen hábitats para refugiarse, pelean: viven exactamente como nosotros, pero de manera diferente. Sólo el auto odio y el comportamiento autodestructivo parecen estar reservados para los humanos.

Los lobos son altruistas

Hubo un lobo  llamado “21” nacido en el parque natural de Yellowstone en los Estados Unidos que fue observado y estudiado su compartimiento altruista. 21, como adulto y líder de manada, era amable con los más pequeños, jugaba con ellos e incluso fingía perder para dejarlos ganar. Habitualmente salía victorioso en batallas contra oponentes de otros clanes, pero nunca los mató. Entrevistado por Carl Safina, Rick Mc Intyre, un guardia en Yellowstone, cree que 21 sabía cómo ser altruista y tenía suficiente confianza en sí mismo para ser magnánimo.

psicologo-granollers

 

¿Puede un animal expresar realmente esos sentimientos humanos? ¿Cómo conocer la percepción del mundo de un lobo, un elefante o un ratón, si no pueden decirnos lo que piensa? sus cerebros pueden mostrarlo, gracias a los escáneres. Y estos instrumentos demuestran que viven las mismas emociones primarias (tristeza, felicidad, ira, miedo) que nosotros. Recientemente se ha demostrado que los mismos mecanismos neuronales que funcionan en nosotros también lo hacen en especies tan desconocidas como gusanos o cangrejos de río. De hecho, los humanos experimentan emociones animales y los animales sienten emociones humanas.

Los elefantes conocen la alegría y el luto

En Yellowstone con los lobos o en Kenia con los elefantes, Carl Safina constató que los animales sienten alegría: son felices cuando están en familia, cuando están en compañía de sus amigos, cuando tienen que beber y comer en abundancia. Ellos experimentan los mismos motivos de regocijo que nosotros. Saben quiénes son, quiénes son los que están a su alrededor, quién es la madre de este bebé, los jóvenes respetan a los mayores…etc.

Si uno de ellos está enfermo, lo observan, si muere, se muestran afligidos. Ellos saben lo que es un luto. Y puede incluso sentirlo por un humano. Cuando murió Lauwrence Anthony, director de una cabaña de elefantes, los animales se congregaron en la casa del hombre que rescató a varios de ellos y se quedaron durante dos días. El error sería imaginar que lo siente exactamente como un humano.

Las orcas son telepáticas

Las orcas pueden devorar focas de una forma terrible. Encerrados en pequeñas piscinas, atrapados en parques acuáticos, desarrollan enfermedades mentales que los vuelven locos y les vuelven potencialmente agresivos. Sin embargo, en su entorno natural, estas enormes criaturas marinas no atacan a los humanos. Incluso parecen muy ansiosos por hacerse amigos y son capaces de actos de pura bondad, dice Carl Safina. Incluso serían expertos en el arte de guiar a los navegantes que conocen y aprecian, cuando se encuentran totalmente perdidos.

psicologo-granollers

Alexandra Morton, una científica que trabaja con estos animales, vivió esta situación: las orcas a las que cuidaba le salvaron la vida. Navegando en un bote en plena neblina corría el peligro de perderse en alta mar. Entonces las orcas vinieron, se reunieron alrededor del bote y ella las siguió. Veinte minutos más tarde aparecieron los contornos familiares de la costa. Tan pronto como estuvo a salvo, se fueron. “No puedo explicar lo que sucedió ese día. No iré tan lejos como para decir que las orcas son telepáticas. Pero sólo puedo sentir gratitud y una profunda sensación de misterio que continúa latiendo en mí “.

La mayoría de los científicos y entrenadores que frecuentan las orcas han descubierto que parecen ser capaces de leer las mentes. Aquí está la respuesta de Carl Safina: “Regularmente usamos receptores de radio para escuchar música y conversaciones que nos son enviadas. Este es un tipo de telepatía tecnológica. Pero el cerebro es mucho más complejo que las radios y las computadoras. Tal vez la orca ha desarrollado, con el tiempo, la capacidad de detectar ondas cerebrales que transmiten nuestras necesidades y sentimientos.

La prueba del espejo

Para saber si un animal tiene una conciencia de su ser, una autoconciencia, los científicos utilizan la llamada “prueba de espejo“, desarrollada en la década de 1970 por el psicólogo Gordon Gallup. Los grandes simios, los elefantes y los delfines reconocen su imagen en el espejo. ¿Las otras especies carecen de autoconciencia? Para averiguarlo, debería usarse otro método de experimentación. Pero sería una locura afirmar que los animales están privados de conciencia. Según algunas investigaciones algunas avispas reconocen rostros familiares, una habilidad que se pensaba que estaba reservada para una pequeña élite de mamíferos.

psicologo-granollers

Los perros tienen a veces más talento que un médico

Cuando hablamos de conciencia, de inteligencia, nos referimos a la nuestra. Y otra vez: estamos hablando de una inteligencia basada en CI, razonamiento lógico e inteligencia emocional. Dejamos de lado el tipo de inteligencia de los músicos, bailarines, deportistas excepcionales…

¿Qué es la inteligencia? ¿Ser perspicaz, saber cómo adaptarse, resolver problemas?. Entre Picasso y Einstein, ¿quién es más inteligente? Un perro tiene más talento que un médico para anticipar un ataque epiléptico en una persona. Con su pequeño cerebro, una abeja puede desarrollar un lenguaje de baile muy elaborado, difundiendo información múltiple. Los diferentes tipos de células nerviosas, las conexiones cerebrales son, en su mayor parte, idénticas en todos los seres. Los cerebros de las diferentes especies favorecen diferentes facultades, eso es todo. 

¿Estamos tan seguros de nuestra superioridad?

Nosotros contamos con una facultad puramente humana: la del habla articulada, que existe debido a un “cableado” de estructuras neuronales particular de nuestro cerebro. Esta habilidad nos permite contar historias, pero también nos impide vivir en el presente.

psicologo-granollers

Estamos tan seguros de la superioridad del lenguaje que somos muy malos a la hora de comunicarnos con las especies que nos rodean. Los grandes simios pueden incluir varios cientos de palabras humanas, mientras que no podemos entender el significado de sus gritos, el relincho de los caballos, los rugidos de los leones. Sin mencionar que no siempre podemos comunicarnos con nuestros seres queridos, o incluso llevarnos bien con nosotros mismos y saber lo que realmente queremos. Además, las palabras son sólo una parte de la comunicación. Todas las especies vivas, incluidos los crustáceos, los insectos y los pulpos, se comunican usando olores, gestos, posturas, hormonas, contactos, ojos y sonidos. El mundo vibra constantemente con mensajes de animales y llamadas a las que estamos sordos.

El hombre es peor que un lobo para el hombre y otras especies

Parece ser que para evitar la matanza generalizada, nuestros primeros ancestros eliminaron a los individuos humanos más agresivos. Pero para convertirnos en seres morales, desprovistos de instintos depredadores, con lo que soñamos llegar a ser, aún deben realizarse muchos esfuerzos. Queremos ser generosos, altruistas. Y es que cuando hacemos una buena acción, ayudamos a otros, nuestro cerebro nos regala una buena descarga de oxitocina. Pero no lo utilizamos a menudo, no somos tan buenos como pensamos. Especialmente cuando se trata de acercarse al mundo de los animales. Mientras que los delfines ayudan a los hombres a pescar, atando peces a sus redes, los pescadores feroces matan cruelmente a estos grandes mamíferos al empujar varillas de acero en sus espinas.

Según Carl Safina, tememos darnos cuenta de que los animales no humanos experimentan emociones, sentimientos, porque reconocer esto nos pondría más entre las cuerdas a la hora de abusar y explotar. Sería inquietante escuchar a un cerdo gritar:” Estoy aterrorizado, no me mates “. Pero eso es exactamente lo que un cerdo está diciendo cuando le están matando. A veces tenemos la impresión de que los humanos piensan pero no sienten profundamente, auténticamente. Nuestra especie es la que entiende mejor el mundo pero tiene la peor relación con él.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *