, ,

Amor: ¿cómo saber si es el/la bueno/a?

terapia-pareja-granollers

¿Puedo estar seguro/a de que éste/a es mi pareja ideal? ¿Que finalmente encontré el gran amor? La psicóloga Juliette Allais propone unas pistas que nos ayudan a reconocer si nos encontramos ante la pareja correcta.

Olvida la fantasía

Una relación tiene deficiencias y esa es la señal de una relación madura.

La pareja ideal no existe. Declina la idea. Es posible tener relaciones satisfactorias hermosas a lo largo de nuestra vida. No hay medias naranjas, sólo una persona que nos corresponde. Estar a la espera de una persona que llenaría todas nuestras necesidades, incluso antes de que las formules tú mismo/a es un error, una fantasía. Todas las personas afines o muy afines y compatibles con las que nos vinculemos poseerán características que nos atraerán y otras que no tanto, además de un pasado con el que habrá que tratar. Por tanto, tenemos que aceptar la idea de no estar llenos, la idea de que una relación tiene deficiencias y esa es la señal de una relación madura. El hombre o la mujer ideal existe sólo en nuestra imaginación.

terapia-pareja-granollers

Relación sana vs relación tóxica

Podemos apreciar si una relación es valiosa y positiva para nosotr@s cuando dejamos de reproducir el patrón doloroso o tóxico de relaciones anteriores. De repente, no reproducimos eternamente las mismas expectativas, las mismas demandas, nos abrimos más auténticamente quizás, con menos miedos, nos relacionamos más amablemente con el sexo opuesto… De repente, la otra persona toca algo íntimamente sentimental para nosotros. Nos sentimos capaces de compartir con él / ella asuntos muy personales, sin que nos demos cuenta. El otro se une a nosotros, nosotros vemos en él/ella una parte muy especial de nosotros mismos: nuestra creatividad, nuestros deseos más profundos … y esta persona nos ayuda a cumplirlos.

terapia-pareja-granollers

Comunicación fácil

Sentimos que podemos expresarnos libremente, decimos el uno al otro lo que nos molesta y sin reacciones de miedo, sin temor a ser molesto para el otro. Por supuesto que no lo hacemos para presentar cargos o mostrándonos ofensivos o verbalmente abusivos. Pero tiene que tiene que ser posible abordar todos los temas abiertamente: la sexualidad, la política, la educación de los niños … La otra persona escucha sin juzgar, sin criticar, sin cohibir, sin intentar hacer ejercicio de la manipulación, sin críticas o desprecio. Las diferencias de cada uno no son un factor de miedo ni un factor de riesgo. Las diferencias nos alimentan y enriquecen incluso.

psicologia-granollers-psicologia-barcelona

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *