Entrevisto a Jenny Moix Queraltó, profesora de Psicología de la UAB, con motivo de la publicación de su nuevo libro Mi mente sin mísobre la mente y el pensamiento.

Agradecimiento

Esta entrevista es especial para mí ya que Jenny Moix fue mi profesora en la universidad y me insufló la idea que emprender un camino individual a nivel profesional era una opción que podía beneficiar mucho a los demás si era realizada con vocación y convencimiento. Sus clases me animaron a confiar en ello como una posibilidad muy positiva y creativa. Muchas gracias Jenny por tu visión amplia, por tu entusiasmo enseñando y por tu empeño en hacer de tus alumnos personas librepensadoras y felices.

El libro: Mi mente sin mí

Como instructora de meditación y mindfulness, su libro me ha aportado una integración de los conocimientos más nucleares en materia de meditación, así como un enriquecimiento de éstos. En el estilo ameno, claro e ilustrador que caracteriza a la escritora podréis ir avanzando en vuestro conocimiento de psicología, mindfulness y meditación. Tanto si estáis interesados en un tema u otro, o en los tres, no os sentiréis decepcionados.

Las conclusiones y explicaciones que la doctora expone en su libro los fundamenta en base a los descubrimientos e investigaciones científicas recientes en materia de neurociencia, psicología social, etc. También acompaña sus argumentaciones con casos y ejemplos reales curiosos y divertidos, con los que seguro que nos identificamos.

La entrevista

Sin más dilación, expongo a continuación la entrevista realizada:

– ¿Del título de tu libro se desprende que debo deshacerme del mí? ¿Qué beneficio puedo obtener de ello?

-Déjame que te explique, el título «mi mente sin mí» ya te está diciendo que hay dos partes: la mente y el mí. Esto muchas veces lo vemos cuando hablamos, decimos «me vino una idea». Fíjate es como «una idea me vino a mí». O hay personas que dicen «no puedo parar los pensamientos». Hay: los pensamientos y el que no los puede parar. Es como una dualidad. La mente los pensamientos. esto cuando haces meditación se ve muy claro porque tú intentas estar pendiente de la respiración pero te vienen pensamientos¿ no?. Entonces hay dos partes, la parte que vienen pensamientos, que yo en el libro le llamo «la mente del mono» , la mente del mono porque los monos saltan de rama en rama y la mente salta de pensamiento a pensamiento. Empiezas pensando en la tortilla de patatas y acabas pensando en la navidad que viene.

meditacion-granollers

Y luego fíjate que hay la otra parte, que es la parte que por ejemplo cuando estás haciendo meditación te das cuenta que piensas y quieres apartar el pensamiento y volver a la respiración. Esa otra parte es el yo observador. Cuando digo mi mente sin mí, quiero decir que normalmente esos pensamientos andan sueltos sin que nosotros nos demos cuenta.  A ver, me explico, nos levantamos por la mañana con el piloto automático y empezamos a pensar, y depende de lo que vamos pensando nos vamos sintiendo tristes, alegres, enfadados, ….pero no nos damos cuenta ni que estamos pensando, porque el mí lo tenemos dormido.

Está la mente del mono y el yo observador. Lo importante es cultivar el yo observador. Normalmente, la mente del mono nos utiliza a nosotros, nos hace ponernos tristes, alegres,…nos utiliza. y lo que tenemos que hacer es utilizarla nosotros. Es como los móviles. Los móviles no están mal, si tú utilizas el móvil pero en el momento en que el móvil te utiliza a ti, que es lo que pasa con las adicciones al móvil, ya la hemos pifiado 🙂

Utilizar la mente para cuando tenemos que pensar en algo está bien, pero muchas veces la mente nos utiliza a nosotros y nos ponemos a pensar cuando no queremos pensar.

Imagina que ahora comienza a pensar «soy una inútil, no hago nada bien», etc. El yo observador tiene que despertar y darse cuenta de que eso es sólo un pensamiento. Si no está despierto, no te das cuenta de que eso es sólo un pensamiento y te lo crees y te machaca. Si hay una parte de ti. -yo observador- que se da cuenta que es un pensamiento (o una nube) y lo dejas pasar, esa es la parte que tenemos que cultivar.

 

meditacion-granollers

– ¿Qué beneficio de observar tus pensamientos?

– Cuando meditas te sirve para darte cuenta de lo ridículo que eres, de lo ridículo que es el ego. Si estás despierto, al menos lo ves.

Son muchísimos. Hay muchísimos estudios que advierten de los beneficios de practicar mindfulness u observar los pensamientos. En el momento en que observo que estoy pensando «soy una inútil» me doy cuenta de que sólo es un pensamiento, que es como una nube realmente y si lo dejo pasar, ¡ha pasado! ¡es mentira!. Siempre suelo obsequiar con un imán en que aparece un mono y se puede leer: «observa mucho lo que piensas y créetelo poco». En otras palabras, si lo observo puedo elegir creerlo o no creerlo.

No hagas suposiciones. Normalmente cuando nuestra mente hace suposiciones se inventa una realidad que no es cierta. Los pensamientos son una cosa que no tienen porqué ser ciertos.

Cuando escuchamos a alguien, muchas veces nos entran pensamientos, y se nos llevan y no nos enteramos de lo que está diciendo la otra persona. Si tú eres consciente de que tienes pensamientos puedes apartarlos. Si no eres consciente de que entran, no puedes apartarlos. Es decir, fomentar el ver un pensamiento y apartarlo es como ir a hacer musculatura en el gimnasio. Si lo aprendes, te ayuda a concentrarte más, si tienes problemas para dormir, también te ayuda, porque aprendes el arte de dejar pasar los pensamientos. Mejora todo: la ansiedad, la depresión… No es fácil. Porque vivimos así. Es como si nos hubieran puesto dentro de un robot que reacciona así, pensando, reaccionando así, y tienes que estar muy alerta.

meditacion-granollers

 

-¿Se necesita meditar para alcanzar el yo observador con todos los beneficios que se derivan?

-La meditación es una herramienta, pero no es la única, ni mucho menos. De hecho, un pastor por ejemplo en el campo mirando sus ovejas y estando presente ahí mirando sus ovejas, eso es meditación. Yo siempre pongo EL EJEMPLO DE LA DUCHA: estamos en la ducha pero estamos pensando en qué me voy a encontrar, cuánto tráfico va a haber… es decir, estamos en una actividad placentera, pero en realidad tenemos la mente en otra parte. Estar por tanto en la ducha con los 5 sentidos, notando el agua en el cuerpo, el olor del jabón, las gotas como caen….eso es meditación. Es decir, sacar los pensamientos y decir: voy a estar plenamente ne la ducha. Fíjate que un ejecutivo si me oyera diría: «bueno, no me expliques lo de la ducha porque yo lo que quiero es controlar no ponerme nervioso en una reunión, no estar bien debajo de la ducha». Yo le diría: «si eres incapaz de controlar tu mente en la ducha, ¿Cómo quieres controlar tu mente en una reunión? porque lo que tienes que controlar en una reunión no es el comportamiento de los demás, es tu mente».

Muchas veces decimos «quiero mejorar la relación con mis hijos, con mi marido…»etc, pero la relación que tenemos que mejorar es la relación nuestra con nuestra mente. Si esta relación la tienes bien, la relación con los demás es mucho más fácil. En cambio si tú tienes una mala relación con tus pensamientos, es que no vas a estar bien con nadie. Y la gente que está bien consigo misma, suele estar bien con mucha gente».

meditacion-granollers

 

-¿Qué quiere decir mantener una conciencia ininterrumpida entre el sueño y la vigilia?

-Es un tema muy interesante el sueño. Hemos dicho que tenemos dos : la mente del mono y el yo observador. Ahora en psicología hay la teoría de la continuidad, que significa que la mente está todo el rato trabajando durante el día y cuando cierras los ojos también continúa trabajando. El mono no para de moverse durante el día y durante la noche también sigue moviéndose pero se mueve de una forma diferente. A mi me gusta decir que cuando estamos despiertos ese mono, esa mente, trabaja con el gorro de la lógica, lo vemos todo lineal, todo separado, etc, y cuando nos vamos a dormir el mono se saca el gorro de la lógica y entra un comportamiento ilógico, de ahí el simbolismo, y lo extraño de los sueños.

Vamos a ver qué pasa con el yo observador. El yo observador desgraciadamente la  mayoría de la gente lo tenemos la mayor parte del tiempo dormido, es decir, tú vas pensando y vas actuando, vas reaccionando, como si fueras un robot, instintivo, porque el yo observador lo tenemos dormido. Pero podemos tenerlo despierto. Si lo tenemos despierto es cuando nos damos cuenta que estamos pensando «mira estoy pensando en esto». Cuando nos vamos a dormir, normalmente el yo observador puede estar despierto o dormido, es decir, is sigue con la continuidad de estar despierto, qué pasa? que durante la vigilia si está despierto se da cuenta de los pensamientos, y cuando estamos durmiendo se da cuenta de los sueños. Y cuando pasa esto, que es muy difícil, pero a veces pasa, se llama sueños lúcidos.

soñar-psicologia

-Tú enseñas en tus clases cómo calmar al mono. ¿Qué resultados has visto que obtienen tus alumnos?

-Justamente ahora estamos haciendo unos talleres de mindfulness y que estamos haciendo un video donde explican su experiencia. Lo que dicen es precioso. Por ejemplo hacemos un ejercicio donde nos comemos un bombón como si fuera el primer bombón que te has comido, o como si fueras un extraterrestre que baja a la tierra y prueba uno por primera vez. Ponemos una música suave… y cada alumno se pone en un rinconcito con su bombón. Y luego los alumnos me dicen: «ha sido impresionante». Los alumnos me llegan a decir que saborean más la comida, se da más cuenta de bloque pienso, mucha gente me dice que ha aprendido a relativizar, a entender mejor a los otros, … claro los beneficios son muchos.

 

-¿En cuánto tiempo han estado tus alumnos aprendiendo?

-Este taller que hacemos son 3 sesiones de 2 horas. Y en 3 sesiones de 2 horas, la gente ya se da cuenta. Pero déjame que matice. Todos somos sabios. Todos lo sabemos todo. Lo único que vamos dentro de un robot. Pero claro en tres sesiones es ponerte en contacto con lo que en realidad ya sabes. ¿Les digo yo algo a los alumnos que no sepan? no. Todos me dicen: «si si», porque ellos ya lo saben. Es suficiente para que saquen de dentro lo que ya saben.

Pero los humanos tenemos estas tendencias tan automáticas, que si luego no cultivan esto, va a desaparecer.

 

-¿Crees que se puede alcanzar ese  estado de despierto del yo observador en nuestro estilo de vida tan caótico,  con tanta estimulación, o que es necesario un retiro? 

-Vivimos en un mundo lleno de estimulación y estamos condicionados, como el perro de Pavlov que saliva cuando oye una campana porque ha asociado la campana con la comida. El jefe nos dice una palabra y ya tenemos el estómago mal, estamos tan condicionados por el ambiente…. es por esto que las abuelas decían «necesita un cambio de aires», porque en otro ambiente no hay tanto condicionamiento. Sí que creo que necesitamos salir para facilitarlo. Ahora bien, se puede conseguir aquí, también lo creo. Muchas veces hay gente que no sabes porqué hace un «click» y despiertan. Se despierta el sabio interior sin irse muy lejos, así…de golpe.

 

-Explícame la frase «lo contrario del estrés no es la relajación sino la creatividad» que encabeza un capítulo de tu libro.

-Tenemos la conciencia y el inconsciente, que es como un iceberg. La conciencia es sólo la punta del iceberg. La conciencia normalmente la tenemos atiborrada con las palabras del mono: lo que hemos de hacer, lo que hicimos,….bla bla bla. La conciencia, la punta del iceberg. El inconsciente es muy poderoso porque hace unas conexiones brutales y tiene mucha información y la creatividad viene del inconsciente, porque el inconsciente va a su aire. Pero si tenemos el consciente muy tapado, si al inconsciente se le ocurre una idea brillante no puede emerger arriba. Claro, cuando estás tranquilo, calmado, con este parloteo mental más silenciado es mucho más posible que el regalo del inconsciente emerja a la conciencia.

Si estás creativo, al menos tienes espacio en la conciencia para dejar emerger las ideas creativas del inconsciente.

 

-¿Cuáles son las claves para mantener una vida sencilla, siendo ésta fuente de felicidad?

-No hace falta que te retires del mundo, pero al menos intenta vivir una vida sencilla: es decir, tener menos para hacer, con tranquilidad (hoy en día somos multitarea), una cosa detrás de otra… la gente ¿qué hacemos? hacemos algo y estamos pensando en lo que haremos después. La gente cuando va andando por la calle ya está pensando lo que hará cuando llegue a casa.

 

meditacion-granollers9

 

-Incluso en las relaciones también se podría aplicar este principio de la sencillez, este ir poco a poco….

-Claro. Es que el tema de las relaciones es algo que está en la profundidad de todo. Las relaciones ahora van tan rápido, puedes hacer zapping con las personas, igual que hacemos con los canales de televisión, etc, estás mirando uno, pero puedes ir a otro,… y las relaciones sucede igual: si no me gusta suficiente, ya cambio, no da para profundizar en nada.

 

¡Muchas Gracias Jenny! 

 

Si estás interesad@ en aprender meditación mindfulness puedes consultar la oferta formativa de Psitam psicología a través del teléfono 678 109 202 o por email info@psitam.com o rellenando el formulario de contacto.

 

meditacion-barcelona

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *