solteria-amor
  • ¿Quién no se ha enamorado alguna vez en su vida? caer en ese estado de encantamiento por una persona a la que percibimos como única e insustituible es una dulce tortura. El enamoramiento altera la conducta y las percepciones, nos provoca un placer intenso y un sufrimiento insoportable, cercano a la obsesión. Por suerte o por desgracia, se trata de un estado pasajero que puede dar lugar a una relación estable mucho más swerena…o no.

La afectividad, nuestra capacidad para experimentar sentimientos y emociones, es una característica esencialmente humana. El afecto limita e influye en nuestra capacidad racional, de tal como que la historia de todo hombre y toda mujer es la historia de su lucha por equilibrar lo racional y lo emocional en cada circunstancia vital. Ya en el siglo XVIII, el pensador francés Blaise Pascal nos legó la célebre frase: “el corazón tiene razones que la razón desconoce”.

Definiciones de todo tipo

Pensadores, filósofos, escritores, psicólogos y profesionales de todas las ciencias han intentado definir el fenómeno del amor. Hay descripciones de todo tipo, desde las visiones idealistas de los escritores románticos, hasta las imágenes supuestamente objetivas que surgen del intento científico de medir las emociones a través del nivel de ciertas sustancias en la sangre. Cada generación está influida por determinados conocimientos y aunque los sentimientos permanencen parecidos a través de los siglos, su descripción va cambiando. Por ello, si queremos comprender este fenómeno, es conveniente primero diferenciar todos esos términos que se utilizan cotidianamente para hablar del amor, pasión, emoción, sentimiento y humor.

amor o apego

LOS SENTIMIENTOS: son estados afectivos, estables y duraderos, de poca intensidad y no comportan una activación fisiológica. Entre ellos se cuentan la alegría, la tristeza, la satisfacción…

LAS EMOCIONES: son estados afectivos intensos, breves y pasajeros, que siempre comportan una activación fisiológica, como por ejemplo la tensión, el rubor, el llanto, o la taquicardia. Son emociones el miedo, la rabia, la angustia, el entusiasmo, la exaltación….

LAS PASIONES: son estados afectivos fuertemente intelectualizados. Se le atribuye la intensidad de las emociones y la duración de los sentimientos. Una pasión es una elaboración intelectual con alta carga de componente emocional. Pueden despertar pasiones el arte, el futbol, o cualquier tema o actividad cuya presencia vivamos con fervor.

EL HUMOR: a diferencia de los anteriores, no es un estado afectivo, sino una disposición afectiva, relativamente estable y persistente. También se le denomina ESTADO DE ÁNIMO y es capaz de teñir intensamente las vivencias de la persona. El estado de ánimo puede estar influido por las variaciones estacionales (“la tristeza de un día gris”, “la alegría exultante de un día soleado”), pero sobre todo por determinadas circunstancias ambientales, de la biografía del individuo, y de las dimensiones y factores de su personalidad. En resumen: el estado de ánimo presenta una notable ambivalencia: por una parte puede ser relativamente duradero, anclado en la forma de “ser” normal de cada persona (animoso y dinámico, o, pasivo…), pero también puede verse sometido a las mareas ondulantes de las variables psicosociales.

cuando-ir-al-psicologo

El estado de ánimo puede ser patológico como síntoma de ciertas enfermedades. Dentro de esta psicopatología la más evidente es la depresión (con su estado de ánimo triste, melancólico y desesperado) y su alternativa: la manía, alteración caracterizada por las excesivas euforias y la hiperactividad, las cuales pueden preceder o proseguir a la propia depresión, como ocurre en el caso específico de la llamada enfermedad bipolar.  No se debe olvidar que los estados de ánimo están sometidos al equilibrio-desequilibrio de los neurotransmisores cerebrales (dopamina, serotonina…).

EL ENAMORAMIENTO:

El enamoramiento es una atracción irresistible hacia una persona que nos llega a absorver casi por completo. Emoción, pasión y sentimiento se entrelazan entre sí provocando entusiasmos eróticos e interpersonales. Con el deseo y la afinidad se asocia un estado de “encantamiento” por una persona concreta, que es percibida como única e insustituible, promoviendo impulsos de unión, entrega, posesión y gozo con el otro. Los sentimientos de ternura y reciprocidad se unen a las fantasías y los comportamientos de proximidad, contacto y compromiso.

pareja-feliz

Cuando vemos o pensamos en esa persona se nos dispara una taquicardia, respiramos más rápidamente y nos invade una oleada de calor. Los enamorados hablan más de lo habitual o se encierran en un mutismo ensoñado, se sienten alegres, casi eufóricos, y languidecen de añoranza y despecho cuando no son correspondidos.

¿En la vida real existe el amor eterno o eso pertenece a la ficción y es imposible mantener una relación para siempre?

¡Quién no conoce parejas de ancianos que llevan toda su vida juntos y parecen quererse! aunque el enamoramiento apasionado tiene fecha de caducidad, luego puede dar lugar a un estado estable de satisfacción por permanecer juntos, cariño, reciprocidad, respeto, interés, detalles…

Así pues, un adecuado conocimiento de qué son las emociones, el amor, y el mundo afectivo nos provee de herramientas útiles para manejar nuestros estados emocionales y relaciones.

En el siguiente post, encontraréis más información ampliada de los estados de enamoramiento y las relaciones de pareja.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.