psicologia-ansiedad-granollers

Este artículo servirá para aquellos que sienten que viven momentos de ansiedad y muchas veces no saben qué hacer.

Tristeza, miedo, nerviosismo, estar espitoso…es lo que acude a la mente de las personas al definir la ansiedad.

La ansiedad altera el pensamiento y el cuerpo. Por eso es importante vivir el estado de ansiedad, transitar las sensaciones corporales, escuchar la parte nuestra que no estamos teniendo en cuenta. Tenemos responsabilidad de escuchar esta ansiedad… porque quizás has dejado de hacer algo que querías hacer, o estás llevando un ritmo de vida muy frenético y no es beneficioso para ti y tu cuerpo y mente te lo están señalando…. debemos entender qué mensaje nos está enviando la ansiedad porque seguramente hay una parte de mi que no estoy contemplando.

psicolog-granollers

Cuando estamos teniendo ansiedad pueden acudir pensamientos como “no puedo más” , “no saldré de ésta” y emociones como: miedo de qué pasará, sensación de incertidumbre…

Están embolicades los pensamientos, las sensaciones y las emociones. Sólo el hecho de diferenciar esta tríada nos aporta una sensación de control, por lo menos ya no experimentas que la ansiedad te lleva.

Hay coherencia entre estos tres elementos. Van ligados los tres componentes. Así que podemos intervenir modificando alguno de los tres: en el pensamiento, en el cuerpo y en la emoción. Me paro y pongo la atención en el cuerpo respirando, por ejemplo.

La mente inconsciente funciona como un niño. Si tú le dices a un niño: no subas aquí, ¿dónde subirá?.

Así pues, intentar suprimir un pensamiento indeseado puede explicar la ocurrencia del mismo y hacer que se produzca con más frecuencia. Cuando intentas suprimir un pensamiento puedes comprobar los efectos del aumento o de rebote del mismo. Por ejemplo, si alguien te dice “durante los siguientes 5 minutos no pienses en un elefante blanco” observarás cómo aumenta la frecuencia de ese pensamiento.

Al no querer vivir en este estado, te quedas más atrapado/a ahí.

¿QUÉ HACEMOS ENTONCES?

Cuando estoy viviendo ese estado no estoy en mi mejor momento, no estoy fuerte…me siento vulnerable, y además me comienzo a decir que tengo que salir de ese estado, me estoy como empujando, presionando, para que ese estado se me vaya. Otra de las emociones que aparece es la culpa: ¿cómo he llegado aquí? ¿por qué me pasa? etc,

psicolog-granollers

Esto agrava los síntomas, en esos momentos me estoy condenando a mí misma, me estoy tratando mal por sentirme como me siento y esto es contraproducente. El primer paso para curarse de la ansiedad es:

  1. QUERERSE

Funciona muy bien la analogía de un niño. Si un niño muy pequeño tuviera miedo, ¿qué harías? probablemente estarías con él, le acompañarías… le darías seguridad. Del mismo modo, nos ayuda saber que esto pasará y que ahora mismo no sabemos hacerlo mejor con las herramientas que tenemos. ¿Cómo nos podemos cuidar más? permitiéndonos realizar actividades placenteras (un baño caliente, una salida de ocio, una taza de infusión caliente….), realizando un gesto compasivo como abrazarnos…..

Si decidimos compartir lo que nos está pasando con alguien, tenemos que distinguir entre quejarse, explicar lo mal que lo estoy pasando, etc, que reforzaría aún más este estado, y compartir de una forma más consciente, compartiendo que sabemos que esto es transitorio, describiendo cómo nos sentimos simplemente, compartiendo un autoconocimiento, más que hundiéndonos más.

2) CLARIDAD

Cada uno/a debemos practicar ser conscientes de qué estamos pensando, qué estamos sintiendo en el cuerpo y qué sentimos emocionalmente.

3) TIEMPO PARA MI

Atender o escuchar los motivos que te llevan a tener ansiedad. Hay una parte interna de ti que puede estar diciéndote: “¡por aquí no!”, quizás estás desaoyendo que no te gusta el trabajo que realizas, o que no quieres ir a una fiesta y prefieres un plan solitario…

psicolog-granollers

Necesitamos dedicar tiempo a hacer cosas que nos gustan, recuperar cosas que nos hagan sentir bien. Recuperar aquello que nos gusta hacer, … En definitiva, debemos comprometernos con nosotros mismos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.