psicologia-granollers

En la actualidad parece como si se premiara el hecho de ser una persona autosuficiente en todos los sentidos, pero es un supuesto controvertido.

En las últimas décadas, se ha impuesto en los países industrializados el Estado del Bienestar, la sociedad de consumo. Esto nos ha reportado grandes avances técnicos, pero también un paradigma de ser persona algo distinto. El ser humano hoy en día además de cumplir con sus deberes convencionales como integrante del engranaje del sistema de trabajo tiene que cumplir otros requisitos. El sistema parece flexible, democrático y liberal. Pero alerta, nos priva de algunos dones que nos benefician como sociedad y como personas.

psicologia-granollers

Cada vez ha ido cayendo en el olvido el concepto de tribu. Antiguamente, las sociedades humanas se organizaron en comunidades para proveerse, ayudarse, protegerse, compartir… Hoy en día vivimos muy civilizadamente pero sin pizca de contacto muy a menudo. Únicamente en momentos cruciales (en funerales, por ejemplo) podemos recuperar a la TRIBU, sintiéndonos entonces contentos, menos solos, humanos… Así pues, aunque la modernidad la haya engullido, podemos darnos cuenta de la ausencia de la tribu y de su importancia en ciertas ocasiones.

Tribu

Tribu se refiere a la organización social natural, primitiva y primigenia, que se basaba en compartir, convivir, mostrarse a los otros, respetar a los mayores y escucharles –darles un lugar privilegiado en la sociedad-, educar a los niños con devoción entre toda la comunidad, ….etc. La modernidad engulló esta forma social.

psicologia-granollers

¿Cuáles son las consecuencias de esta pérdida?

  • Nos sentimos más solos, nos obsesionamos con ser productivos, ambicionamos las máximas posesiones y privilegios, descuidamos las relaciones (incluso las más íntimas) –nos tienen que decir: “no hacemos nada juntos ya” o “no me llamas nunca”-,  sufrimos de ansiedad y estrés, nos deprimimos…
  • Podemos caer en aislarnos y perder el contacto con los demás. Aislarse, además de físicamente, muchas veces se refiere a nuestras limitaciones para compartir con los demás, y para no mostrar nuestros sentimientos o callarnos lo que pensamos. Nos puede dar la sensación de que estamos mejor solos, a refugio, cuando tenemos emociones negativas, y que que no podemos confiar en nadie más de verdad.psicologia-granollers
  • Esto puede proceder de un mandato interior que te obligaste a cumplir para no abrirte a los demás. Y todo por miedo a que te hicieran daño, por miedo a que te rechazaran o juzgaran.

Comenzar a abrirse al concepto de tribu

  1. De entrada hay que observar y darse cuenta que todas las personas sienten y padecen de forma muy similar. Si escuchas a los demás verás que todas las personas han pasado experiencias muy parecidas a las tuyas. Primera razón para no cerrarnos: no somos diferentes del resto, somos parecidos. Nuestra creencia de miedo a confiar comienza a desmontarse cuando escuchas a otros hablar de sus miedos, tragedias, conflictos emocionales, vulnerabilidades…etc. NO ERES UN BICHO RARO. ERES HUMAN@

psicologia-granollers

  1. Hay que abandonar la idea de sobresalir del resto. Permítete abandonar tu ordenamiento de ser perfecta –puedes revisar artículos anteriores sobre el tema-. Verás que entonces conectas más y mejor con los demás, ya no finges estar perfecta por dentro y por fuera. Sólo eres tú.  Surge conexión instantánea con los demás.
  2. Preocúpate por los demás en tu día a día. Esfuérzate en sentir a los demás, recordar que ellos sufren también e intentar comprenderles. Aunque tus seres queridos parezcan a veces estables, ellos también necesitan ser comprendidos, animados, también necesitan que les demos afecto: palabras de ánimo, abrazos, elogios, regalos,…

psicologia-granollers

  1. Procura que los encuentros con desconocidos en tu día a día no sean banales, procura establecer vínculos. Una cálida sonrisa, unas palabras de ánimo, una charla espontánea, un gesto altruista (como dejar pasar en la cola, prestar 5 céntimos que alguien necesita para una bolsa del super y no tiene, dar limosna a personas en la calle…)….etc. intenta darte cuenta que detrás de la apariencia de un desconocido se encuentra una persona con sueños y metas como tú, con familia y amigos, igual que tú, y con emociones complicadas, contradictorias y conflictivas a veces, como tú. Busca siempre lo parecido y a partir de ahí, olvídate de ti mismo y conecta, no te sientas inferior ni superior. Busca a los demás y permite que te enseñen. En las conexiones con los demás nos conocemos a nosotros mismos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.