mindfulness-educacion

Las actividades que se implementen con los alumnos requerirán cierta dosis de esfuerzo, pues para que exista atención se necesita el elemento del esfuerzo. Si no nos cuesta esfuerzo atender a algo, probablemente no se esté mejorando la atención. Los objetos de atención en que se sostiene el mindfulness son muy simples y básicos, pero de una importancia trascendental. Los niños aprenderán a saber seleccionar los estímulos a atender y permanecer largos tiempos y volver a ello (observar el objeto) una y otra vez.

Para enseñar mindfulness a nuestros niños (en la escuela, en casa, etc) es necesario tener en cuenta que la atención:

  1. Tiene gradaciones en profundidad y densidad.
  2. Es secuencial, es decir, fragmentada, intermitente (se puede aprender a ampliar la longitud de los fragmentos).
  3. Se puede entrenar.
  4. Mantener la atención plena será un entrenamiento para toda la vida (del mismo modo que comemos todos los días, debemos entrenar la atención para desarrollar nuestra conciencia).

Una de las grandes ideas revolucionarias que nos legó la filósofa francesa Simone Weil fue que educar la atención era la tarea fundamental de la escuela. Si lo hacemos a conciencia, tarde o temprano los niños contactarán con la trascendencia.

mindfulness-escuela

La atención

Hay diferentes tipos de atención. Podemos distinguir entre: prestar atención (voluntad). – Enfocarla (orientación). – Mantenerla (concentración).

Como ya comenté en un post anterior, Mindfulness es la traducción inglesa de sati, procedente de la lengua pali, que significa atención o conciencia plena. Describe a nuestra mente humana cuando está completamente atenta al momento presente. No es algo artificial que añadir. Es nuestra propia mente pero desprovista de los juicios constantes sobre las experiencias reales que se suceden a cada momento.

personalidad-niño

Esta mente en atención plena incluye un factor esencial a su vez: una actitud compasiva y bondadosa respecto a todo.

Mindfulness también se emplea para denominar  un conjunto de ejercicios meditativos, o incluso para referirse al yoga, la relajación y la meditación. También se le ha incluido ya como modelo de psicoterapia de última generación.

Las sociedades y culturas de la antigüedad practicaron sus propias maneras de relajarse y recoger la atención: yoga, zen, tai chi, reiki,… Desde los años treinta del pasado siglo XX se investigó cómo se podía mejorar la concentración en nuestra sociedad, especialmente a través de métodos de relajación y meditación. A partir de los años noventa, Jon Kabat-Zinn y su equipo llevaron a la ciencia la atención plena (mindfulnness), introducida en occidente por el vietnamita Thich Nhat Hanh, maestro zen.

Actualmente,  la ciencia que estudia las capacidades de la mente para observarse a sí misma se denomina: mindsight.

personalidad-niño

¿QUÉ PASA EN EL CEREBRO DE UN NIÑO QUE PRACTICA MINDFULNESS?

Las investigaciones muestran que si enseñamos a los niños a atender la realidad de manera crítica o desde el análisis y el juicio, además de no estar conscientes de la realidad, están desarrollando una serie de conexiones neurales que les permiten fortalecer su atención cognitiva pero que limitan su atención contemplativa, reduciendo su madurez de conocimiento y sabiduría.

Si por el contrario desde pequeños, mediante el ejercicio de la conciencia psicocorporal (meditación, música…) –conexión de la mente y el cuerpo- se nos enseña que existe otra manera de atender, más abierta, real y profunda, cultivaremos otras conexiones neurales (abajo-arriba) que facilitan el desarrollo completo del cerebro.

retraso-mental

Nuestra atención manifiesta cuatro aspectos mientras se trabaja mindfulness:

1) Cuando la mente está dispersa se activa la zona parietal posterior, el precuneus y la corteza cingulada posterior, la medial prefrontal y la lateral

2) Cuando nos damos cuenta de que estamos distraídos se activa la ínsula anterior y la corteza cingulada anterior

3) Se reorienta la atención al objeto de la misma (por ejemplo, la respiración) se activan las áreas de la corteza dorsolateral prefrontal y el lóbulo parietal inferior

4) Permanencia de la atención. Se apaga la actividad del lóbulo parietal inferior y permanece sólo el encendido de la corteza dorsolateral prefrontal.

educacion-emocional

En definitiva, la actividad cerebral de un niño que desarrolla su atención mediante mindfulness presenta cuatro rasgos clave característicos:

1) La complejidad, que conlleva el hecho de mantener y desarrollar la atención. En ello participan múltiples áreas de ambos hemisferios: integración. Una de las áreas clave en el aprendizaje y la meditación es el área frontal (y prefrontal). Estas áreas fisiológicas se encargan de múltiples funciones: intuición, empatía, flexibilidad de respuesta, introspección, autoconocimiento, ética, etc.

2) Conexión interhemisférica, de la que la neuropedagogía está señalando su necesidad hace tiempo. Al hemisferio izquierdo, responsable del lenguaje, linealidad, lógica… se le debe integrar el derecho, que posibilita las habilidades no verbales (visión espacial e integrativa, memoria autobiográfica, emoción espontánea, conciencia corporal…). Los beneficios de la integración de ambos hemisferios es un desarrollo de la metacognición, empezando por la sintonía con uno mismo (empatía).

Así pues, el mindfulness potencia la plasticidad neural y fomenta el desarrollo de áreas atencionales y  áreas sociales, la renovación y amplificación de las cuales se producen en el área prefrontal del cerebro, área cerebral donde se procesan funciones  importantes como la regulación del miedo, flexibilidad de respuesta, empatía….

sentido-del-humor

3) Cerebro-mente. Mindfulness enseña a los niños a constatar mediante la observación que su mente nunca está vacía o quieta, y que en ella se sucede un flujo infinito de representaciones mentales, como una cascada que no deja de fluir y la cual no debemos detener. El niño se sorprenderá de su propia actividad cerebral y aprenderá responsabilizarse de su gestión y a convivir con ella de forma apacible y amigable, sin intentar cambiar la realidad de los contenidos mentales reaccionando a ellos automáticamente sin consciencia.

Al desarrollar los niños su capacidad de ver y aceptar la transitoriedad de sus procesos mentales (a los que pedagógicamente se les llama zapping mental) y admitir que el saber (conceptual) no son más que mapas que cartografían la realidad, los niños celebran el devenir de las cosas, su frescura y novedad, su complejidad y su misterio, viviéndolas des de la experiencia directa de las mismas, no sólo la conceptual.

psicologia-infantil

4) Cerebro-cuerpo. La antigua conexión olvidada mente-cuerpo es restaurada en la práctica del mindfulness, lo cual permite permanecer armonizados y presentes en la vida, viviéndola con plenitud y serenidad. La Teoría del Marcador Somático en psicología ya nos reveló en su día que el cuerpo y las emociones influyen en los procesos de razonamiento y en la toma de decisiones, están vinculados estrechamente. Recientemente, algunos estudios de neurocardiología demuestran que el órgano del corazón emite cierta información a su alrededor mediante el campo electromagnético, por lo que es probable que goce de cierta sensibilidad más allá del cerebro, incluso hay quienes lo conciben como otro cerebro.

Beneficios del mindfulness en los centros escolares

Son muchas las investigaciones que demuestran lo beneficioso que resulta la práctica del mindfulness en los centros escolares. El mindfulness permite a los alumnos darse cuenta y dejar de mantener su mente en modo de piloto automático. Eso les posibilita ser conscientes de lo que hacen y saborear cada instante ya que abre la mente al aquí-ahora, al momento presente. En general, potencia el bienestar físico, psicológico y social, a la vez que reduce el estrés.

Según diversos estudios, el mindfulness mejora la motivación de los alumnos para aprender y incrementa sus habilidades y procesos cognitivos (memoria, atención, cálculo…). También mejora el clima social del aula y disminuye la violencia de los centros educativos.

 

Si te gustaría recibir información de nuevos cursos y talleres de mindfulness para niños y jóvenes o bien te interesa conocer los servicios a empresas y organizaciones, contacta a través del formulario de contacto, teléfono o email y estaré encantada de atenderte y con solicitud, responder a tus dudas y planteamiento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *