Comprender el dolor

El dolor y el sufrimiento son cosas distintas.

felicidad

El ser humano tiende a orientarse hacia los placeres, hacia el bienestar, siempre procurando aumentarlo, hacerse con éste, no separarse nunca de lo placentero y agradable.

Al contrario también sucede, lógicamente, rehuimos el dolor, todas las experiencias desagradables deseamos que desaparezcan y no ser conscientes ni que existen.

Esto nos lleva a una conducta de lucha y enfrentamiento, y en definitiva, a no estar en paz ni con serenidad, veamos cómo y porqué.

ser-feliz

A pesar de nuestros deseos, la ley de la naturaleza funciona de diferente forma: a pesar de nuestros deseos.

¿Cómo funciona esta ley? Todas los sucesos y fenómenos del mundo, reales o imaginarios, presentes, pasados o venideros, todos se mueven en una misma ley que siempre se cumple y es imposible de esquivar: todo es cambiante, absolutamente todo es impermanente.

  • Lo placentero y agradable tarde o temprano desaparecerá o cambiará (posesiones materiales, atributos físicos o psicológicos –inteligencia, memoria, belleza, aptitudes físicas…-, seres queridos….etc) y lo displacentero, el dolor, los sucesos desagradables (pérdidas de seres queridos, pérdidas de posesiones, atributos, etc) aparecerán en nuestra vida con toda certidumbre.

para-ser-feliz

Lo que juzgamos como «negativo» (dolor, pérdida, sufrimiento) no se puede esquivar y lo que juzgamos como «positivo» no puede permanecer para siempre.

  • La BUENA NOTICIA es que podemos aprender a disfrutar del placer cuando sucede, sintiéndolo con total apertura, y también podemos aprender a recibir el dolor con una actitud de apertura, de aceptación de lo que ES (porque precisamente está sucediendo), experimentándolo con la misma apertura que el placer y permitiendo que PASE, pues PASARÁ seguro.

Esta actitud de APERTURA  a la EXPERIENCIA (tanto AGRADABLE como DESAGRADABLE) es ir a favor de la vida y no en contra.

¿Sus beneficios? muchos y variados. La magia de la aceptación entra en nuestra vida y vivimos sin exigencias, sin intentar controlar o reinventar las normas de la vida, fluyendo…. es una forma fácil de vivir que nos hace sentir plenos (aún transitando por dificultades) y FELICES.

Así pues todo nuestro problema se deriva de no aceptar esta ley natural del cambio y la impermanencia.

ser-feliz

La infelicidad surge cuando percibimos la llegada o aparición de un suceso desagradable y la ausencia o pérdida de uno placentero. Entonces pataleamos, gritamos, odiamos, sufrimos… como niños pequeños que no aceptan las normas de convivencia en el hogar de sus padres.

¿Es posible dejar de generar tanto sufrimiento y desdicha?  Sí

¿Cuál es la solución entonces? Cambiar nuestra relación con el placer y el dolor.

como-ser-feliz

¿Cómo lograr esto?

¿Cómo lograr esto?

Ahí es donde entra la meditación. A través de la meditación uno/a entra en un estado de calma, quietud y paz. La consecuencia psicológica más reseñable es la serenidad emocional.

felicidad-calma

Para cambiar nuestra relación con el placer y el dolor necesitamos aceptar el dolor como parte de la vida. No resistirnos al dolor es la práctica más sublime para aprender a vivir con armonía y paz, ya que la resistencia genera tensión física y emocional.

Al aceptar el dolor y el cambio estamos volviéndonos hacia nuestro origen, nos armonizamos con la naturaleza, y esto irremediablemente nos otorga paz.

¿Qué pasos debemos seguir para aceptar el dolor y el cambio

1. Tomar conciencia del dolor

En lugar de huir o escapar o intentar ignorarlo, tomamos conciencia del dolor, cómo se expresa, cómo se manifiesta en nosotros, qué forma adquiere…etc

Importa recibir la EXPERIENCIA. No rumiamos. Sólo EXPERIMENTAMOS observando su presencia y su formación. Para ABRIR el enfoque de la mente estamos acallando el parloteo cansino del pensamiento….

mindfulness-granollers

  • Esto reduce tensión, ya que al hacerlo consciente estás aceptándolo
  • No pueden coexistir resistencia, tensión y escape del dolor con la conciencia
  • No pueden coexistir el deseo por sentirte mejor (lo cual genera lucha, resistencia) y la observación consciente del dolor (lo cual en sí misma implica apertura, experiencia sin juicio, y al abandonar la lucha aparece relajación)

2. Amabilidad con nosotros/as mismos/as

  • Como una madre miraría a su hijo: preguntándonos qué siente.

amabilidad-con-uno-mismo

  • Esta aceptación conecta con la compasión y autocompasión, ya que al tomar consciencia de la persona que sufre puedes ver la lucha y resistencia de esa persona al sufrimiento y eso ablanda nuestro corazón de forma natural y espontánea

EN LUGAR DE : «ENSÉÑAME A SALIR DE ESTE DOLOR«, EL APRENDIZAJE ÓPTIMO -SI HEMOS ENTENDIDO BIEN ESTA LEY NATURAL- SERÍA:

«ENSEÑÁME A ABRAZAR EL DOLOR Y APRECIAR CADA EXPERIENCIA DE LA VIDA, AUNQUE SEA FEA«

El artículo e idea están directamente relacionados con el mindfulness y la meditación.

Si deseas recibir información sobre próximos talleres, cursos y eventos de meditación y mindfulness en tu ciudad, escríbeme a través del formulario de contacto o email o al teléfono de contacto que aparece en la web.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *