Educación emocional:

psicolog-infantil

Cómo promover el sentido del humor des de la infancia

Las personas nos podemos dividir entre los que están abiertos al humor y las experiencias de alegría, optimismo, etc, y los que no tanto o apenas nada. Esto es resultado de nuestra propia herencia genética así como de nuestros aprendizajes des de la infancia.

En esta línea cabe destacar el importante y crucial papel que ejercen padres, tutores, profesores, etc, en el desarrollo del sentido del humor y optimismo en los niños.

Lo importante es que hay muchas maneras de contribuir al sentido del humor y el optimismo y que a pesar de tener diversos obstáculos para la alegría y el buen humor, las personas podemos invertir nuestra tendencia si nos orientamos a ello.

psicologia-infantil

La capacidad de sonreír y reír se puede cultivar desde los primeros meses de vida.

La sonrisa comienza siendo un simple movimiento muscular reflejo en el interior del vientre materno, hasta que, en el 2º mes después del nacimiento ya se convierte en sonrisa social (alimentada por la interacción de los congéneres) y en base de la risa.

El psicoanalista John Boylby señaló que la sonrisa (igual que el llanto) es una conducta adaptativa diseñada genéticamente para asegurarse la estimulación y el afecto (ya que ejerce una gran influencia en las reacciones de otras personas) necesarios para un desarrollo sano.

Hitos evolutivos en el desarrollo de la sonrisa y la risa

La risa aparece en torno a los 4 meses. Los bebés humanos son claramente emocionales: al nacer muestran curiosidad, tristeza, disgusto y alegría. Las emociones son la primera forma de comunicación entre padres e hijos antes de que adquieran el lenguaje.

Los bebés reaccionan a las expresiones faciales de sus padres y al tono de su voz. Y los padres atienden las necesidades de sus hijos según éstos se encuentran afligidos o felices. Así pues, los padres ayudan a sus hijos a desarrollarse emocionalmente.

(Extraído del trabajo de investigación de Begoña García Larrauri)

¿Cómo se desarrolla el optimismo?

En el desarrollo del niño/a la capacidad de percibir el mundo, los demás y a uno mismo con optimismo y expresarse con humor se va construyendo a través de dos tipos de influencias:

Por un lado, las configuraciones cognitivas. Aproximadamente a los 8 años de edad, en la etapa operacional concreta de Piaget, los niños/as ya han desarrollado un estilo perceptivo optimista o pesimista ante sus experiencias vitales.

psicologia-infantil

Por otro lado, las habilidades del humor se desarrollan a través de experiencias previas con los adultos en edades tempranas y progresivamente en las interacciones con el grupo social a lo largo de la vida. Los factores ambientales tienen mucho peso en el desarrollo del sentido del humor (principalmente la familia, pero también la escuela con los profesores, compañeros/as, amistades…).

Cómo educar a los hijos en optimismo y sentido del humor

Los seres humanos aprendemos de distintas formas. A continuación se exponen las diversas manifestaciones del aprendizaje aplicado al sentido del humor y optimismo:

1.

La manera en que se aplica el refuerzo positivo, el refuerzo negativo y el castigo es crucial para que las conductas se repitan o no en lo sucesivo.

El refuerzo positivo es cualquier respuesta agradable procedente del entorno, que nos lleva a la conclusión que nuestro comportamiento es conveniente y adecuado.

El castigo es cualquier respuesta desagradable como consecuencia de un comportamiento (por ejemplo, ser reprendido por una ocurrencia ingeniosa).

Mediante el refuerzo negativo se explican las conductas de huida o evitación de circunstancias que se experimentan como desagradables. Es negativo porque le permite la retirada de la situación que juzga como negativa.

La incoherencia de los padres y profesores a la hora de responder a una conducta de sentido del humor apropiada (por ejemplo si están de buen humor aprobándola y celebrándola o si no, castigándola) no ayudará al niño/a en crecimiento a discriminar las condiciones apropiadas para expresarse de esa manera.sentido-del-humor

2.

Otro tipo de aprendizaje es el modelado o por imitación. Por eso los modelos son tan importantes en la infancia y adolescencia. Los niños más pequeños incluso pueden imitar ya los estilos optimistas y pesimistas de sus padres ante las adversidades, contrariedades…etc.

Otro dato importante a contemplar es que en el aprendizaje por modelado suele ser más impactante y guardado en la memoria lo que vemos y oímos que lo que nos dicen que hagamos o lo que leemos.

Así pues, la habilidad para percibir y comportarse ante las situaciones adversas des de un punto de vida positivo, con humor y perspectiva, no sólo nos hacen sentir bien a nosotros mismos sino que esta valiosa conducta puede servir de modelo a quienes tenemos cerca.

3.

El estilo de disciplina empleado. El estilo de disciplina que ha demostrado mayor eficacia es el inductivo, que supone razonar, dialogar, con los niños/as y explicar el alcance de sus conductas. Este estilo no se relaciona con la retirada de afecto (ignorar, decir “ya no se le quiere a este niño”…etc) ni con castigos o imposiciones.

psicologo-infantil

El estilo de disciplina se despliega totalmente en situaciones en que fracasan o en sucesos negativos que provocan. En estas situaciones, los padres y profesores pueden influir en los niños modelando un estilo de explicación optimista.

¿Cómo modelar un estilo de explicación optimista?

  • Escuchando su opinión, ayudándoles a ver esos errores o fracasos como una respuesta concreta de una situación y que no tiene por qué volver a suceder, a la vez que ofreciendo formas de resolver sus propios errores.

También se ayuda a desarrollar el sentido del humor y optimismo en la infancia siendo conscientes del importantes papel que juega el elogio (si se usa adecuadamente) y asegurándose de que las interacciones positivas se producen en mayor cantidad que las negativas (riñas o críticas).

optimismo-niños

4.

Promover que los niños/as puedan emprender soluciones por ellos mismos o con una pequeña ayuda sin ser guiados en todo constantemente. Elogiar su creciente competencia más que la satisfacción como padres por lo bien que se han comportado.

5.

Aceptación. Es importante que padres, profesores etc brinden a los niños/as aceptación incondicional, aceptarles por cómo son, más que como quisieran que fuesen. Aceptación no significa tolerar todas las acciones del niño/a, sino que se acepta a la persona para la cual ha de asumir la responsabilidad de su conducta en base a unos valores y a su edad.

En diversas investigaciones se ha comprobado que los adolescentes cuyos padres demuestran apoyo incondicional y les permiten expresarse sin restricciones desarrollan mayor potencial creativo. También desarrollan más confianza en sí mismos y en recibir apoyo de otras personas en el futuro.

Por supuesto no siempre se cuenta con herramientas, recursos u orientación para educar a los niños de forma satisfactoria.

Si en este momento necesitáis guía u intervención terapéutica para resolver u orientar la educación o la convivencia familiar.

Podéis contactar conmigo a través del formulario de contacto, email o teléfono.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *