Qué es el Bullying o acoso escolar y qué hacer

acoso-escolar-bullying

Ante el aumento de la preocupación por el fenómeno del bullying hemos oído opiniones que se posicionan en que es algo que ha sucedido toda la vida, que los niños deben aprender a defenderse, que no es tan dramático que se peleen, etc. Estas manera de pensar contribuye a mantener en cierta forma el problema, ya que se le adjudica una etiqueta de “normalidad” y como algo “bueno” para crecer.

Por si fuera poco, los medios de comunicación en películas, series, videojuegos,… también hacen gala de la violencia y la agresividad como medios para obtener fama, dinero, etc. Con esta forma de presentar la violencia se construye y difunde la idea de que la violencia es atractiva y útil.

Qué es el bullying

bulling-colegio

El término bullying fue acuñado por Dan Olweus (1993) para definir una forma específica de maltrato entre estudiantes de colegio e instituto, y se caracteriza por ser intencionado y mantenido en el tiempo por parte de un alumno o un grupo de alumnos hacia otro estudiante.

Estudios recientes revelan que en una gran parte de los centros educativos se produce bullying entre escolares, especialmente en los últimos cursos de Primaria y los primeros de Secundaria.

Características de los bullies o agresores y de las víctimas

A los agresores o bullies suelen motivarles el deseo de poder, de dominar, aunque a veces reconocen estar motivados por diversión solamente. Suelen ser físicamente más fuertes, dominantes, impulsivos, tienen baja tolerancia a la frustración, desafían la autoridad, poseen buena autoestima, valoran positivamente la violencia (a través de la cual con siguen sus objetivos con éxito aumentando su estatus dentro del grupo), hábiles para crear conflictos donde no existían, y por último y muy importante: no empatizan con el sufrimiento de la víctima, ni se arrepienten de sus actos.

Suelen caer en problemas como vandalismo, bajo rendimiento académico, abuso de drogas, etc, y según Olweus, suelen verse envueltos en procesos judiciales por conductas criminales en un 40% de los casos a la edad de 24 años.

Características de las víctimas: se muestran inseguras, poco asertivas –pocas habilidades sociales-, físicamente más débiles. Generalmente son buenos estudiantes.

Consecuencias psicológicas del bullying

bullying-acoso

La sensación de indefensión es muy tóxica para las víctimas de bullying, es de hecho en lo que se sustenta el miedo. Las víctimas llegan a generalizar la sensación de amenaza al todo el grupo escolar, incluso llegando a percibir que el ambiente escolar se vuelve contra él. Esto genera el desarrollo de graves problemas de ansiedad.

Como consecuencia del bullying, los niños/as presentan ansiedad, depresión, no querer ir a clase (ausentismo escolar) y descenso en el rendimiento académico. A veces, surge en ellos la creencia de ser merecedores de lo que les ocurre, facilitándose un círculo vicioso, en el que la indefensión que sienten se autoperpetúa.

Tipos de agresiones en el bullying

Las agresiones no son necesariamente físicas, de hecho, este tipo de agresiones son las menos frecuentes, en especial en las etapas de Educación Secundaria. En cambio, las agresiones verbales son mucho más frecuentes, desde el insulto, las amenazas, inventar rumores dañinos, etc. (constituyen el 30% de las agresiones más frecuentes). Otro tipo frecuente es la marginación social (situada en torno al 20%)  Por último, mucho menos frecuentes son las agresiones que atentan contra la propiedad o el acoso sexual.

Últimamente ha surgido el cyberbullying, que se refiere al acoso que se realiza anónimamente a través de redes sociales, emails, teléfonos… enviando mensajes amenazadores o insultantes.

Factores causales bullying

Uno de los factores que predisponen a la aparición de conductas como el bullying es el modelo social que aprenden los niños en los medios familiar y escolar, por ejemplo haber vivido o presenciado experiencias de maltrato.

Silencio

A menudo, tanto por parte de los agresores como de los “espectadores” procuran que los hechos no lleguen a los oídos de los profesores y padres. Por parte de las “víctimas” tampoco desean que se conozcan por sentirse desprotegidos, indefensos, sienten vergüenza o miedo, y no saben a quién recurrir a causa de la terrible sensación de sentirse amenazados en el grupo clase.

Una vez aclarado en qué consiste el bullying, los rasgos psicológicos de las personas agresoras y agredidas, las consecuencias en las víctimas de bullying, toca plantearse, qué medidas se pueden tomar, qué acciones llevar a cabo tanto por parte de la propia víctima como de sus progenitores e institución educativa.

En el post siguiente analizaremos estas recomendaciones más prácticas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *