Día de San Valentín, ¿es necesario?

dia-san-valentin

Un año más tenemos aquí la fecha señalada de San Valentín o Día de los Enamorados. Desconocemos el origen de esta festividad, sólo sabemos que es la ocasión para colmar de regalos a nuestra pareja. De forma similar a la Navidad, en que hay que regalar a prisa y casi por obligación a veces.

Para los enamorados es un día esperado y reconfortante y para los solteros puede ser un cruel recordatorio de no tener pareja.

Riesgos psicológicos en San Valentín:

  • SI TENEMOS PAREJA: Elevar nuestras expectativas de lo que es estar en pareja o enamorados. Podemos generar expectativas más elevadas sobre lo que debería ser el amor y la pareja y caer en un error al juzgar con severidad y falta de realismo nuestra relación. «Es que no es suficientemente romántico» «no tenemos suficiente química» «no hay suficiente pasión«, etc.
  • SI ESTAMOS SOLTEROS: Nos puede parecer que todos están disfrutando del día de San Valentín (como cuando es fin de semana y no tienes plan). Es tentador deprimirse o autocompadecerse. Hay que estar MUY ATENTO y no caer en la vía fácil:
    • Interrumpe el diálogo negativo y el pensamiento crítico con un «¡Basta!» o «prou!«
    • Trata de planificar algo divertido para hacer ese día, o bien reflexiona si realmente es tan importante el día de San Valentín o simplemente es una imposición comercial.

    dia-de-san-valentin

No tomarse en serio la presión social

En una película que vi una vez, se reunían un grupo de mujeres amigas entre ellas para celebrar el día Anti-San Valentín como protesta por tener que sufrir el bombardeo de los medios de comunicación haciendo gala de las bondades de estar enamorado, tener pareja, etc. Y hay algo cierto en esto: cada uno puede elegir en qué focalizar su atención; se puede restar importancia al día de San Valentín, comprendiendo que se trata de un fenómeno de ventas y de marketing, que no refleja ni evalúa con precisión el grado de felicidad y bienestar de una pareja ni el de una persona soltera.

Lo que cuenta es el día a día, no un día en concreto (San Valentín)

Es aconsejable no evaluar la satisfacción con nuestra relación de pareja en días como el de San Valentín, ya que podemos caer en exigencias idealistas infundidas por los medios de comunicación.

Debemos también darnos cuenta que el día de los enamorados, así como el del Padre y el de la Madre, son cada día.

El amor se demuestra en el cuidado diario y la dulzura no se demuestra con una nube de caramelo y una chocolatina en forma de corazón sino en el trato considerado y generoso de nuestra pareja a lo largo del tiempo.

Por último, adjunto una PsicoCápsula para abordar una solución al malestar que produce la necesidad de tener pareja:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *